viernes, noviembre 29, 2013

Feria del Libro de Guadalajara 2013 y recordando la del 2000... más un poco de Caifanes


Hoy no pude escribir nada coherente, o sea, así como para declarar un tema, sea medios, tecnología, historia, tendencias, rock, televisión, etece, etece.

Lo único que sé es que se inaugura mañana la Feria del Libro en Guadalajara lo cual me da mucho gusto.

Yo fui hace ya 13 años y el recuerdo que tengo de ella es que es impresionante, es toda una fiesta de personalidades en contacto de todos con todos, en los pasillos aquella vez me encontré a Óscar Chávez y a Alejandro Aura.

Muchos saben quien es Óscar Chávez, excelente cantor de música eminentemente política y romántica, y de hecho pueden verlo en aquella película de Los Caifanes.

Aquí un blog que hice hace mucho tiempo de esa película de 1966-1967. 


Y por otra parte Alejandro Aura fue un personaje que salía en televisión abierta y que era muy inteligente, escritor, poeta, dicharachero, con excelente sentido del humor además de una excelente voz. Generó el ambiente en el DF para crear muchos círculos de lectura, llamadas Las Aureolas.

Falleció demasiado pronto. 

Así es ese ambiente que me tocó en la FIL de Guadalajara.

¿Los libros? No te acabas de verlos pasillos con libros, pasillos y pasillos y pasillos y más pasillos.

En aquella ocasión vendí mi novela en un stand llamado de autores independientes de Jalisco, que de alguna manera estaban organizados para vender sus libros. 11 años después, surgió en Monterrey los Escritores Independientes Capítulo Monterrey, grupo al que pertenezco.


Haces mil cosas por leer, haces mil cosas por conocer libros, haces mil cosas por comprar libros, haces mil cosas por escribir, haces mil cosas por vender tus libros. Esas cosas mil son como obstáculos frente a nosotros.


Son demasiadas mil cosas. Parecen chorros y chorros de esos obstáculos.

La Feria del Libro de Guadalajara, es una fiesta, como la de Monterrey, en la que recuerdas que cada obstáculo es sorteado con gusto y con pasión, para poder llegar a esos contenedores de la memoria humana, los libros.

He dicho.

Hay menos frío por acá, traigo un poquitín de fiebre, pero como tantas cosas grandes y pequeñas, nada que no se quite con un mejoralito.

Lindo día a todos. "¡Tómate las medicinas, son para ti especialmente!", decía un anuncio antiguo hecho con marionetas del que nadie tiene recuerdos. Le haré caso.

¡Feliz diciembre!

jueves, noviembre 28, 2013

Inconformismo durante la segunda década del primer siglo del tercer milenio.




Ya vimos, como de alguna manera hemos sido manipulados en gustos, en modas, en tendencias, en el todo-mundo-hace-esto-o-aquello-y-no-veo-porque-tú-no-lo-hagas.

Es algo sencillo, ellos quieren tu dinero, pasarlo de tu bolsillo al de ellos. Simple.

No digo que lo que consumimos sea todo basura, pero  no sabemos, no tenemos idea de lo que no llegó ante nosotros para que otros productos sí.

A veces fue la suerte, a veces el sentido de la oportunidad, pero el número 1 lo tenía sólo uno durante la semana o el mes, el año y eso era lo más importante del mundo para todos.

Y había fenómenos colaterales, la prensa empezó a publicar la taquilla de tal o cual película en cuanto salía, por tanto hacía un deber para aquellos que seguían ese fenómeno de no evitar faltar a la cita, imprescindible, de una película triunfadora que debería ser buena. Deberíamos darles nuestro dinero, participar de la fiesta, no podíamos faltar, nosotros eramos los invitados principales.

Y las películas seguían siendo mediocres, predecibles, la misma película hecha con actores diferentes, nadie sin arriesgar, nadie con apuestas desde lo marginal, y todo tendió a la mediocridad. O tiende a lo marginal.

Y los libros, sólo cambiar de autor, seguían siendo los bestsellers uno tras otro.

Y de música, peor, el rock agonizando, el que llega más al mainstream, y lo que se produce nuevo es como copia de copia de copia, terrible.

Y la televisión, pues, la de paga, que solo sale mas o menos con planes básicos, definitivo, sale airosa un poco más allá. La salva el hecho que vivimos una época dorada de la televisión. Esperemos que siga así. Pero su modelo es ese, de paga. La televisión abierta, ya dije, una tortura.

Qué se puede decir si lo que importa a las grandes compañías era sólo el dinero. Ellos no son de beneficencia, ellos no son Secretaría de Cultura, ellos no son MSN o Skype para dar mensajes. Que se arregle como quiera pero que se recoja mas y más. Donde el accionista impere, por sobre todo. A él es quien se complace, por sobre ti o sobre mi. 

Hay soluciones. Sí, alejarse del mainstream, de la corriente, de las listas de popularidad, separar el oro del plomo, encontrar las agujas en el pajar.

Se puede, es el momento histórico que más podemos, obtener de todos los medios por todos los medios, pagados, prestados, pirateados, no sé si eso sean grandes pérdidas para los accionistas,pero no hay que ponerse tristes por ellos, aún así ganan tremendos dividendos, así que no es por ahí, las experiencias.

No propongo nada, sólo digo cómo son las cosas, cómo resumo las cosas.

Repito, han pasado tantas cosas que nos perdemos, que pensamos que así fueron siempre.

Y las soluciones están al alcance de la mano. Sólo hay que buscarlas. En la Larga Cola, The Long Tail, todo lo que no son los más vendidos, que son los infinitos, en Amazon, en Netflix, con autopublicaciones, músicas de bandas nuevas por todas partes, cines fondeados por mil personas o mas, televisión hecha en casa por ti mismo en YouTube.

Ahora, los problemas son otros: La sobreabundancia. Localizar lo que queremos, y la necesidad de esa sobreabundancia caso por caso de conseguir la atención... y otro obstáculo más: 

Nuestra capacidad para ponerle atención. 

Para reflexionar, para meditar, para gozar, disfrutar.

Así y todo, este es un nuevo mundo. Ojalá que nuestra capacidad de discernimiento aumente.

Y nuestra paciencia. 

Y nuestra capacidad de observación.

Y disminuya nuestro susodicho síndrome de déficit de atención.

Y faltan tantas convergencias por existir.

y nos seguirán bombardeando, y seguiremos resistiendo.

La larga lucha.

Bebidas calientitas, por dos días más.

Los dragones y dragonas están ahí.

Sólo que no los vemos.

Buen día!














Cómo fuimos engañados... y seguimos siéndolo...


No nos dimos cuenta tampoco, y ellos lo siempre lo supieron, lo sabían, lo saben , lo sabrán: hemos sido máquinas, nos programaron para gozar una música sí, otra no. Nos hicieron el soundtrack de nuestras vidas según necesidades de mercado estacionales cuando llegaron los promotores de las compañías de discos y de ese modo decidían quien sí entraba en listas y quien no.

Llegaron los ejecutivos y todo eso quedó en slides y presentaciones profesionales, se hicieron políticas y se realizaron grandes tratos, el riesgo fue menor, la ganancia mayor.

Hicieron sus top forty o 40 principales (¿dónde he oído eso?) y ninguna otra canción más entraba a disposición del publico, mas que las que ellos decidían, cuando ellos lo decidían.

La máquina de hits funcionó, hasta cierto punto.

Y aun sigue funcionando entre tanta piratería y demás derivaciones.

Igual pasa en el cine, ¿qué funciona, qué no funciona? 

Decisiones tomadas en salas de consejo. Scripts puestos a discusión, saben de antemano que solo habrá dos superhits, 10 hits y como quiera hacen las demás 90 películas mediocres. Guardando o acordando grandes presupuestos para efectos especiales (decenas de millones de dólares) porque saben qué sólo eso les da el glamour para la creación ya no de cine, ya no de películas, sino de eventos.

¿La Televisión?, ni se diga. En el país, había una televisora y mediocre, hubo luego otra y ya tuvimos dos mediocres, si hubiera una tercera, seria igual, a menos que sea... cultural.

Y todo ello, excepto la cultural, en base a decisiones tomadas en ratings. Ratings tomados en base a cuadros precisos de miles de personas promedio confeccionadas con sumo cuidado.

¿Los libros? 6 consorcios no de editoriales sino de "medios" a nivel mundial, ya no librerías de un solo dueño sobreviviente, cadenas de las  mismas. Mas decisiones a nivel mercadotecnia, según lo que rija el mercado:, magos, vampiros, chicas con arco, mujeres con fantasías eróticas grises.

Tantas veces que nos creemos los arquitectos de nuestro propio destino, pero no  precisamente en la sección gustos.

Ahí sí fuimos muy programados. Fuimos estimulados aquí y allá y más acá. 

En fin, los tiempos cambian, pero no mucho, todo lo anterior que comenté hay pizcas de verdad y pizcas de exageración, que cada quien decida qué tanto hay de una u otra. 

O quizá todo sea verdad.

¿Las maneras de salir de esto? 

Tal vez mañana.

Bebidas mas calientes.

Ya se acaba noviembre, ¿qué nada nos puede durar? ¡caramba!

Hay pingüinos afuera. 

El cambio de todos tan temido






Se vienen más cambios, si es que no ya están aquí, las cadenas televisoras en USA siguen perdiendo televidentes, y lo más impresionante, también las cadenas de cable.

¿A donde se está yendo esa gente? A la telefonía movil, y al wifi, ni más, ni menos. Y al wifi porque cada vez mas ciudades están dando más wifi gratis. Mucha gente depende de plano de su Starbucks más cercano.

A la móvil, porque nadie se imaginó que la gente iba a ver televisión desde ahí , o que iban a cambiar sus hábitos de ver televisión despegándose de los designios de las cadenas televisoras.

Y todo eso tiene que ver con el dinero de los anunciantes, ¿a dónde se irá? ¿qué estudio podrá hacer televisión de calidad si no habrá dinero de anunciantes para hacer esa televisión de calidad? 

El punto es, ¿cómo cambiaremos? ¿Todos pueden disfrutar su tv ad hoc en sus pantallitas diminutas? ¿¿¿No están demasiado diminutas???? 

Cada quien.

Obvio que ciertos contenidos no pueden ser pirateados, al menos por siempre, a lo mejor una señal de vez en vez de la NFL,  ¿pero cada juego? Un programa exclusivo como Game of Thrones, ¿pero cada episodio? (y habrá quien me diga "¡desde la primera temporada!", pero el punto es que no ese tipo de "conocimiento" no es del común de la gente, aunque GofT sea el programa más pirateado de HBO).

Sí, se vienen cambios complejos y nadie sabe cómo quedará esto con el paso del tiempo.

Con todo fraccionado, atención, canales, intereses, habría puntos en común, que platicaría cada persona con otra, obvio, de experiencias totalmente diferentes...

Ya veremos si esto es aprovechado por los políticos para que aprovechando la atención tan hiperfraccionada, hagan de las suyas (¿¿más??)


O si habrá un mecanismo, con el que la gente pueda contar, para poder desconectarse de su soma mediático y atender los asuntos mas importantes de la patria aquellos que son mas relevantes como para que cualquier político con instrucción técnica nivel primaria tome decisiones que nos atañen a todos.

En fin. Los cambios se darán con el gobierno, o sin el. Ya los esperaremos.

Manténganse en alerta.

El cambio viene, están advertidos.

Bebidas calientitas.


(El soma es lo que le daban a consumir a las masas para que olviden sus penas, en Un Mundo Feliz de Aldous Huxley, suena familiar.)

lunes, noviembre 25, 2013

No es población, no es país, no es dinero, ¿qué es? Rumiando sobre el porqué se da el Doctor Who en Inglaterra...



Hace muchos muchos años había buena televisión abierta en el país. Había mucha diversidad, había variedad, había entretenimiento y diversión, no necesitábamos más, tenías 12 años, ¿qué más podías pedir? ¿Noticieros? ¿Documentales? 

Ni locos.

Y he aquí, que para ese año, 1974, ya habíamos visto los Thunderbirds, OVNI por el lado de aventuras, Puff'n Stuff, los Buggalos y Sombrerilandia, por el lado de fantasía.






Ya sé, algunos no saben de qué hablo, Googlenle por ahí en caso de interés.

Y había un programa más, uno que captaba poderosamente mi atención, se llamaba El Clan de los Pilluelos y era un grupo de chavitos que se juntaban en un patio y tenían una casa donde había mil detalles que tenían: que una puerta secreta, muchas palancas, mil resortes, pasadizos, puentes, artilugios de los más memorables, desde donde hacían mil cosas en las que se basaban sus aventuras.

Mi punto es, esos programas tenían que ver con Inglaterra, país de más habitantes entonces que México y que parecían tener una fuente inagotable de imaginación y que no sabíamos entonces, pero que nos iban a surtir poco después con  Space: 1999, con La Gente del Mañana y finalmente con el Doctor Who, que llegó a nosotros por ese año de 1976.

Afinidades son afinidades, algunos son literatura, otros deportes, otros otras cosas.

Lo mío lo mío son muchas cosas y una de ellas es la Ciencia Ficción y fantasía.

(No menciono la tele japonesa que nos llegaba con su Meteoro, Sombrita, Astroboy, El Hombre Par, Fantasmagórico, Monstruos del Espacio, Kimba, Ultramán et al, y ni menciono a la gringa, obvio).

Ya hablé mucho del Doctor Who, sus 50 años y demás durante el fin de semana (maravilla, un televisiongasmo total).

Lo que me llama la atención, no tanto el esfuerzo en sí de imaginación y demás, sino, ¿como decirlo? el medio ambiente donde surge esto: televisión impecablemente realizada, tomada en serio, llevada a cabo hasta lo que se puede, pero es llevada a cabo, porque hay un público que lo entiende, que lo acepta, que lo razona, que la pide, que la demanda, que la consume.

Así fue Inglaterra en 1963 con Doctor Who, y así obvio una vez más, Estados Unidos, y Japón, y los países que nos puedan faltar.

Inglaterra, 1963, dando televisión así, Japón, con todo y derrota a 20 años de distancia, dando televisión así.

Nuestro país, sí, tengo que terminar ya, 110 millones de habitantes y fraccion de fracción de eso, de lectores en general.

Ambientes a ambientes, ¿dónde está la razón? ¿Dónde está la raíz de la razón que me pueda explicar porque este país no permite un ambiente en el que haya lectores, por ende gente que pida, demande, calidad de todo, de hasta ciencia ficción?

¿El factor país? ¿El factor gobierno?. ¿Dónde? No es sólo acceso a la tecnología. Es qué haces con ella. Y son muchas cosas más. Muchas.

Pues en fin, no se confundan, no hablo de ciencia ficción, hablo de un... todo, de un ambiente en el que se permita que HASTA la ciencia ficción por televisión se convierta en una tradición de 50 años.

Pero en fin, hay esperanza, por algo seguimos escribiendo, ya lo dije.

Y nunca nos rendiremos, jamás.

Feliz Semana. Se va a poner frío. Cuidado, mis estimados, mis estimadas.

Y más cuidado. Que afuera hay monstruos.

El Presidente muerto y un Doctor Naciendo




Los aniversarios tienen sentido para los que tenemos sentido de la historia y 50 años son medio siglo.

Hoy hay un aniversario y mañana es otro.

Uno es trágico, el otro es, literalmente científico-fantástico.

Uno está envuelto en misterios, el otro se basa en misterios (de hecho, en México en los 70's al programa susodicho se le llamó Doctor Misterio).

Kennedy ha venido de más a menos. Su muerte lo convirtió en mártir, la gente y los medios lo hicieron santo. Así fue en los 60's ardientes, después, poco en los 70s egoístas, menos en los 80s confusos, sólo una película sesgada en los 90's cínicos, casi nada en los 00's escépticos, cero en los 10's indiferentes, puestos a prueba del ácido, no hay mucho que identifique a Kennedy de Truman, de Eisenhower, ya está a punto de caer en el territorio de sólo las páginas de la historia.

Eso sucede de manera inevitable, con todos los que fueron en su tiempo los grandes.

Es parte de los tiempos. John Fitzgerald Kennedy murió hace 50 años y arrancó los más extraños de los tiempos en los que hemos sido testigos.

Los tiempos que nos tocó vivir. 

Envueltos muchos de ellos en sudario de misterio, de cinismo, de la verdad puesta en duda, constantemente.

En fin, hoy habrá tintas y tintas, pixeles y pixeles de información.

Y nunca sabremos a ciencia cierta, qué ocurrió hace 50 años.

El lunes hablaré de lo que sí sabemos a ciencia cierta, con otro misterio, de otra índole muy distinta que también apareció hace 50 años.







Pasen un fin de semana, abríguense, que nada les cuesta!

Café a ustedes, té a ustedes de más allá y los demás, pues, lo demás.

jueves, noviembre 21, 2013

Fahrenheit 451, sin el fuego...


Ayer escribí o más bien transcribí, un artículo de Gabriel Zaid sobre el estado de la cultura y los universitarios qué apareció el pasado domingo.

Y ayer en la mañana escribí sobre el cambio, que sucede y no nos damos cuenta.

Así, se puede ver esto:


"Otras dos encuestas de Conaculta permiten hacer comparaciones: la análoga de 2012, que tiene el mismo título, y una anterior de 2003: la Encuesta nacional de prácticas y consumo culturales. 

En 2003, el 37% de los mexicanos dice que nunca ha estado en una librería; en 2006, lo dice el 40%; en 2012, el 55%. 

En 2006, el 13% dice que nunca ha leído un libro;en 2012, el 35%."


¿Qué ocurrirá en 2018?

¿Cuántos irán a una librería para entonces? 

¿Cuántos dirán (o sea, aceptan frente a un encuestador) que nunca han leído un libro?

Ese cambio no nos va a gustar. Nuestro alrededor es cada vez más complejo.

¿De qué sirve que tengan Internet en sus smartphones si se usa sólo para actividades cotidianas, como amplificadores y extensiones de su diaria plática, información inmediata, dudas de direcciones y usos triviales y hasta frívolos?

Lo anterior no es malo, lo malo es que sea para lo único que requieren esa extensión de sus ojos y oídos, pero no necesariamente de su mente.




¿Será parte o condición de la generación del "lo merezco todo, lo merezco ya" (agreguémosle: "lo merezco lite, lo merezco resumido"?

La gente, por lo mismo, no se da cuenta de ese lento desliz hacia el no leer libros, del no querer adentrarse en la reflexión o meditación.

En Farenheit 451 de Ray Bradbury, el gobierno procuraba destruir los libros, el que fuera descubierto escondiendo libros estaba fuera de la ley por estar prohibido, había programas de televisión inmersivos que atrapaban la imaginación de la gente. No recuerdo bien, si el gobierno hacía eso para tener un control mayor sobre las personas.

(si quieren saber más de Bradbury y su Farenheit 451, pueden ver aquí.)

En la vida real, esa con la que te topas al dejar de leer estas líneas, el gobierno no procura hacer nada, los libros simplemente están fuera de la vista de la gente, porque ellos lo permitieron, hay un internet que es usado para ser inmersivo y que atrapa la imaginación de la gente. El gobierno no hace nada para evitarlo porque así consigue un control mayor sobre las personas.

Y hoy es 21 de noviembre y los vientos fríos empezarán a correr pronto.

Y a pesar de lo anterior, soy optimista.

Debe haber un cambio y debe irradiar a partir de cada quien.

Y no rendirse ante esa realidad anticultural, porque es eso, anticultural, jamás rendirse, jamás aceptarla.

Pasen buen día, a pesar de esta reflexión...

Las bebidas calientes... también a la vista.

Los cambios deslizantes fuera de toda percepción...





Me consta que la gente no pone atención a muchas cosas. Hay un umbral de percepción que es muy variable. 

Casi nadie se dio cuenta cuando hace dos tres años el periódico El Norte, y el Reforma, supongo, en su ancho se hizo más corto una pulgada. ¿Cómo se da cuenta uno de eso? Al abrirlo, el anterior se extendía con los dos brazos hasta una amplia apertura, ese día lo abrí y sentí que me faltaba abrir un poco más los brazos. 

Así me di cuenta que el periódico iba a ahorrar en papel. Una pulgada de papel por esa longitud de sus rollos por cada día que usa multiplicado por cada día por años es una fortuna. 

Y nadie pilló por o extrañó esa pulgada. La información sigue fluyendo.

Así pasó con los "monitos", perdón por recordar, pero antes, muy antes en los 70's eran dos páginas, ¡dos páginas de puros monitos, maravillas todos! Luego fue una página, luego media, luego en las páginas de los clasificados uno que otro. Nadie pilló o extrañó esa falta. Se convierten en recuerdos. Ellos saben cómo hacer el cambio tenue pero constante e implacable.

Los cambios que se presentan ante nosotros, de los que nos damos cuenta, de los que no.

La necesidad de estar al pendiente, porque hay cambios positivos, otros indiferentes, otros no.

Hace años la gente se sorprendía que habían capturados a una familia de narcos en alguna casa de colonias privilegiadas de la ciudad, se asustaban, ¿cómo fue posible?




Pronto se hizo vox populi, había narcos aquí y allá. ¿Cómo ocurrió? Infestados en muchas partes. Fue poco a poquito. Nadie lo percibió, nadie quiso ver. Ya cuando te diste cuenta, estaban en todas partes.

La tecnología viene y cambia, y nos damos cuenta lentamente. Vemos los ejemplos  tempraneros de uso de nuevas tecnologías alrededor y hacemos lo mismo al tiempo. Algunos nos ven y hacen lo mismo. Al final todos esperamos a los nuevos tempraneros.

Pronto nadie recuerda como era antes. Se sorprende uno de lo plácido que era antes todo.

El cambio que es el que nunca cambia, los que cambiamos somos nosotros y nuestros alrededores. El problema es el cambio tenue. Hay ejemplos en todas partes, por donde vives, por dónde trabajas, con quién trabajas, cómo trabajas. el cambio tenue pero constante e implacable.

En lo que te informas, el cómo te informas, lo que haces cuando te informas. Lo que sucede cuando volteas a otras partes, lo que se aprovechan de que no pones atención y todo cambia.

Sí, muchas veces no sirve nada darte cuenta, pero en algunos casos, percibir el cambio ayuda a predecir el que viene. O a prevenirlo en su caso. 



El cambio tenue pero constante e implacable.

Mientras no nos rebase, todo está bien. Mucho qué pensar y qué decir. Oh, sí.

Pasen lindo día.

Todas las bebidas, todas están permitidas, excepto las que no.

viernes, noviembre 15, 2013

Pide al tiempo que vuelva, Parte 3 del CD BOOK de Technotitlan Año Cero, porque usted no lo pidió exactamente...

Este nuevo-viejo video es una plática tipo, ya lo había dicho, la película de Frequency: me comunico conmigo mismo a 12 años de distancia de algún modo.

Este 3er video trata sobre la narrativa sobre la que se basó la novela de Technotitlan y se presenta de manera si me permiten decir, fresca, inmediata, franca. Ahora si me preguntasen o cuestionasen, contestaría con respuestas ya meditadas después de años, de pláticas y conversaciones interminables, con reflexiones colectivas y hasta mediatizadas. 

El futuro ya me rebasó.

El valor de un video así, es ver las cosas cómo eran, ya no a través de la niebla benéfica de la pérdida de los temas claros, por haberse razonado de más. 

Y no hablo de que uno se acuerde sólo de los puntos buenos, sino de que estos sean los únicos que con el tiempo valga la pena acordarse.

Por otra parte si puede ser esto de interés líimitado, límitado a mí. Pero para eso se llama Facebook, para mi cara, para estar ante mí. Y por eso se llama YouTube, que viene siendo que es Mi Teve, a la que le decían Tube, o pantalla, pero lo claro es que es Tu Tubo, tu Pantalla. Así esto es por tanto mi tubo y en mi tubo pongo mis videos.

Finalmente este es un ejercicio único, hay que grabarse hoy y verse en 10 años, juzgarse las ideas, juzgarse los pensamientos y las acciones. 

Ver que tan diferentes somos, dentro de lo iguales.

Ya es fin de semana, el susodicho Buen Fin, el del consumidor que consume sus consumos hasta que se consume, en el que no hay mal en sí, excepto el de consumir lo que de plano puede ser lo innecesario. 

Pero, ¿quién soy yo para juzgar las circunstancias de cada quién?

Que la gente asuma su responsabilidad hasta que se consuma.

Feliz 15 de noviembre y fin de semana y feliz fin de aquí al fin de la eternidad.

Pero antes de eso, hace frío y ustedes sin sweater!

Bebidas ricas calientitas.





jueves, noviembre 14, 2013

Proyecto de Rescate 02 de mi CD Book, de Technotitlan: Año Cero, el Segundo!

Similar al anterior, otro viaje al pasado en donde me encuentro con un Luis hablando de tecnología y futuro y ciencia ficción y como se miraba el tema de Internet de por entonces, digo, son 12 años y no se puede negar toooooodo el caudal de gente que se ha integrado a Internet, ¿no creen?

Esta es una explicación del entorno tecnológico de como se obtuvo y obtiene, la información que es una de las bases importantes de la escritura de un libro, como es el caso de la novela de Technotitlan: Año Cero.

Por otro lado tengo el inicio de la siguiente novela: Sangre de Neón.

Así las cosas, se me hizo interesante hacer dos tres reflexioncitas dentro del video, por eso las intervenciones sobre las revistas tecnológicas que agrego. Nunca sabe uno de donde obtienes las visiones que son necesarias para tenerlas de referencias, no todo se debe inventar, tienes que anclarte en algo. 

Cuando piensas que qué lástima no tener más documentaciones de tu pasado para de alguna manera mostrar y contrastar con el presente o pensando hacia el futuro.

Así las cosas, nunca sobra comentar esto. Lo que sí es que, es divertido.


Ojalá sea de su agrado y que lo disfruten como lo disfruté al hacerlo.

Hace frío afuera, tómense sus bebidas calientitas, buen día!

http://www.youtube.com/watch?v=kjVzHDC0Luw

miércoles, noviembre 13, 2013

Rescate del CD BOOK de Technotitlan: Año Cero, primer videito en un cuadritito, con la peor resolución posible


En un acto de vanidad inconmensurable he aquí que opté por autopreservarme...

Resulta que con cierto ajetreo local, me encontré con mi cd-book sobreviviente de un proyecto que edité en 2001 con el contenido de mi primera novela y otros detalles más porque no quise que estuviera solo la novela en un cd al que le cabían impresionantes 710 Megabytes. 

Así que le agregué cosas.

Unas de ellas fue, aprovechando la cámara de mi amigo Armando, hacer videos.

A lo mucho pues, yo hacía radio, llevaba cuatro años, pero videos no. 

¿Para qué? You Tube no existía por entonces ni de chiste. Ni idea por entonces de los blogs, sólo tenía mi propio website, www.technotitlan.com.mx, que por cierto ya no existe.

Y todo hubiera quedado ahí.

Pero que voy viendo los videitos y sorprendido de manera más que agradable por la resonancia del contenido y por entre-medio-verme 12 años más joven, me puse a la tarea de prepararlos para subirlos a YouTube, y sí, tienen una resolución espantosa, pero valen la pena, se oyen bien.

Se hicieron en la oficina de Armando, se hizo con la cámara de Armando y ahí se hicieron las copias de los cd books, que se presentaron con el tiempo en la Feria del Libro el 14 de octubre de 2001 presentándola Felipe Montes.

Se vendieron todos los cds, y no quedó mas que quizá el master y este que muestro.

La tecnología nos rebasó pronto, pero no importaba. 

Formatos vienen, formatos van... entre que son peras y manzanas, pues...

Son 14 segmentitos, algunos los pondré juntos, otros no.

Espero que les agrade alguito y si no, pos no.

Que estén bien y les deseo toda la paciencia, ¿ok?

Hace frío y llueve, tengan cuidado!

martes, noviembre 12, 2013

Mensaje al futuro, hoy, en forma de una palabra... Plásticos....


Ahora toca al mítico viajante en el tiempo de 30 años en el futuro y que es capaz de articularte una palabra que de seguirla al pie de la letra algo habrá cambiado en tu futuro.

Salió ese tema en la película de Dennis Quaid. Pero al final, en el tiempo presente le dice a su amigo del pasado (con quien puede comunicarse, claro) que compre lo que sea de algo que con el tiempo aparecerá y será llamado "Yahoo!". (Pudo haber dicho Google, pero en 1999, tiempo de la mencionada película, Google todavía no aparecía).


Así las cosas esto apareció en la película de Frecuency, muy buena, la verdad.


Ahondando en esto vemos, ya sin viajes en el tiempo, ahora en la película de El Graduado en donde cerca del principio un señor de cierta edad, medio tomado y con ganas de hablar lo hace con Benjamin, el personaje que hace Dustin Hoffman. Ese señor de pronto se muestra interesado en hacer un favor y lo logrará. 

Le da la palabra clave de todos los tiempos, ¡qué gran favor! y así, se consigue hacer esa transferencia de la gran idea, de la gran palabra. De la gran implantación en la memoria: ¿cambió el destino? Debió hacerlo, eso no se propone hacerlo uno todos los días.

Pero, tal vez no, en la película no se le vio a Benjamin muy receptivo, es más, es probable que vio todo esto a través de una ironía, pero... no lo sabremos, la película no muestra de un año mas allá.

Ahora que, ¿cuál sería esa palabra hoy en día? 

¿Nuestros chicos de hoy en día serían receptivos? ¿Harían caso?

No lo sabemos, pero lo que sí sabemos es que sí se necesitan algo así como los guías de jóvenes, vulgo mentores, y no sé si sea idea generalizada, pero es posible, me atrevo a opinar que se necesita dar orientación a muchos de ellos para ayudarlos a ubicarse, a darles esos consejos que por el solo hecho de que se los da alguien que está fuera del área familiar, ya merecerían ser considerados.

Bueno, sólo son ideas, o sueños, pero créanme, sería un buen proyecto este sistema de mentores.

Ya hablaremos más del tema, después.

El clima está en ese estado de gracias llamado "entretiempo" del fresco a no tan fresco al fresco.

Tómense lo que gusten, despacio. ¿Sí? 

Gracias por todo, pasen un lindo día...

Sobre las Humanidades...


Ayer hice dos intentos de hacer un video, bueno, un intento y me salió el segundo, lo pondré en la noche, digamos que si lo hubiera terminado me hubiera acostado maaaaas tarde. Pero no fue así.


¿De qué hablé? Lo verán en la noche, pero tiene que ver con la película El Graduado y un hecho que apareció allí.





Y ya no contaré más, sino que lo verán, cómo dije, más tarde o mañana, espero.

Bueno, el otro tema a contar es que sigue el tema de qué necesita un país. 

Si necesita ingenieros, como el nuestro,y que ya lo he dicho antes, o si necesita gente de humanidades, como es en el caso de USA, que todo lo miden, y que se han dado cuenta que las humanidades, como las carreras de filosofía, de historia, o de letras inglesas van disminuyendo.

Y están las voces que dicen, allá, que el glamour lo traen las ingenierías y las ciencias y las matemáticas. ¿por qué? Porque son las que ganan dinero.

¿Dónde nos dejan?

Hay muchas preguntas preocupantes: ¿Cómo saber de tendencias? ¿cómo saber de cual es la carrera correcta? ¿Porqué ciertas carreras son tan subestimadas?

¿Cómo revertir esto?

No tengo respuesta clara, sólo quisiera que a las carreras de humanidades se les descubra su real valía, sin ellas ¿quién le da sentido al mundo que vivimos? ¿quién habla con suficiencia en términos de ética? ¿De moral? ¿De valores? ¿De principios? ¿quién habla en términos de preguntarse sobre dónde están las respuestas correctas? ¿Cómo saber distinguir y que todos distingan que es corrupción en todos niveles? 

¿A quién le toca decir que el emperador está desnudo?

¿Quién enseñará a los demás el método para buscar esas respuestas?

Soy ingeniero, soy del mundo del cero y el uno. Y a veces tratamos a fuerza que el mundo sea así.

Pero el mundo y la vida se ha encargado de enseñarme que los matices son inmensos. 

Y que del blanco al negro, puede haber millones de estos.

Necesitamos al filósofo, al de Letras Españolas, al de Letras Inglesas, al que se pregunte, al que enseñe, al que diga a los demás cuál es ese método.

Y los necesitamos ya.

A revaloralizarlos. Es necesidad. Es prioridad.

Termino con el final del artículo de "¿Porqué enseñar inglés?" por Adam Gopnik:

"Necesitamos las humanidades no porqué ellos producirán emprendedores más astutos, o presidentes de empresa más amables sino porque ellos nos ayudan a disfrutar más la vida y a soportarla mejor. La razón por la que necesitamos las humanidades es porque somos humanos y eso es suficiente." 

http://www.newyorker.com/online/blogs/books/2013/08/why-teach-english.html

Así qué...

Hoy ya es noviembre 11 de 2013, lunes, excelente fin de semana.

Todas las bebidas con moderación...

Yaaaaa, a sus trabajos, ocupaciones y demás!!

viernes, noviembre 08, 2013

Sobre un punto básico del libro de Gabriel Zaid: Dinero para la Cultura



Este video habla de cuatro cosas:


Una, sobre que ya volví a hacer videos, ya le encontré la onda a una camarita y a un paquetito de edición y al famoso flux de trabajo de tal modo que se puedan hacer muchos sin problema, y nos concentremos en el contenido y el fondo más que en la forma.

El tema que la música está al mismo nivel de la voz se resolverá en el que sigue.

Dos, Que el libro de Gabriel Zaid, Dinero para la Cultura, está genial. Todos los que se dediquen al arte, vale la pena que le dediquen un espacio, que lo lean, asimilen, critiquen, respondan,  tanto aquellos que la producen , como los que la consumen, todos somos parte de lo mismo.

Tres, lo de la página que leí es básico para entender lo que ocurre a nuestro alrededor. La falta de cultura es impresionante en este país, las carretadas de personas que mal acaban su carrera, sin saber leer y resumir un libro o entender las noticias, además de los libros que no haya sido encargados en algún curso obligado de escuela.

No sabemos si quienes están en el Poder y que llegaron a él en base a muchas cosas que no son necesariamente intelecto (puede ser una combinación de fuerza de voluntad, oportunidad, información privilegiada, suerte, etc), están calificados para llevar a cabo acciones en las que este intelecto tenga un papel primordial, llámense reformas, llámense grandes decisiones.

Así como dicen lo contrario, no todo es carácter, fuerza de voluntad y empuje, también hace falta entendimiento de cómo funciona el mundo, causas, efectos, circunstancias  contextos, efectos colaterales, derivativos y demás.  

Hace mucho que dejamos de ser tribus. 

El mundo es mucho más complejo de cuando decían que sólo hacían falta caciques con fuerza.


Cuatro, ya se me olvidó de momento, al rato me acuerdo y lo agrego...





Por cierto, esto es lo que aparece en la contraportada del libro:

Hay cinco fuentes de financiamiento para la cultura: el sacrificio personal, la familia, los mecenas, el Estado y el mercado. Todas tienen consecuencias felices o lamentables, que el autor señala en general y en numerosos casos concretos, de manera crítica y también proponiendo soluciones. 


Lo mejor es que todas convivan en la animación y dispersión de imprentas, librerías, editoriales, revistas, cafés, tertulias, salones, academias; teatros, grupos de músicos, cantantes y danzantes; galerías, talleres de arquitectos, pintores, escultores y orfebres; microempresas de discos, radio, cine y televisión; páginas web. 



Las influencias dominantes del siglo XX (Marx, Freud, Einstein, Picasso, Stravinsky, Chaplin, Le Corbusier) nacieron de la libertad creadora de personas que trabajaban por su cuenta (en su casa, su consultorio, su estudio, su taller). Influyeron por la importancia de su obra, no por su posición como profesores, investigadores, clérigos, funcionarios o ejecutivos. La cultura libre (anárquica, fragmentada, diversa y dispersa) no parece una institución, pero lo es. Desde el Renacimiento, su animación ha sido el centro sin centro de la cultura moderna. Merece público, aplausos y dinero.


Vale muchísimo la pena.


Pasen un excelente día!