viernes, abril 27, 2007

Lector y Espectador: Un Dilema de Espejos


Estaban dos cabras buscando que comer arriba de uno de esos montones de basura como cualquier otro. Una de las cabras descubre una lata abierta con una película adentro, la empieza a masticar y a comer. Cuando acaba, la otra cabra le pregunta: “¿qué tal estuvo?” La primera cabra, mascando el último pedacito de película, le responde: “más o menos, pero, ¿sabes qué?, me gustó más el libro…”.

Algo se pierde y algo se gana con esto de filmar libros. Las películas se convierten en imágenes cuidadas para que correspondan a las que vienen en los libros. El problema ahora es que la historia fluya en direcciones precisas a las que la gente espera.

No se puede hablar de falta de generosidad de un guionista en cuanto a querer trasladar una obra escrita al medio del cine. Hay un deseo ferviente de lograrlo. Pero un minuto de imágenes sólo corresponde a una página de guión. ¿Cuántas emociones pueden caber en una página? ¿Cuántas quedan fuera, cuántas quedan dentro?

Se dice que El Padrino ha sido la única película que ha sobrepasado en cuanto a calidad al libro original. Da la casualidad que Mario Puzo, el escritor, también hizo el guión. El detalle aquí es que se contaba detrás con la atinadísima dirección de Francis Ford Coppola, con una compañía productora que apostó por él y con un grupo de actores del tamaño de un Marlon Brando para llevarla a cabo. Así las cosas, ¿cómo podía fallar? (y no trataría jamás de sugerir una disminución a los valores intrínsecos de una película inmortal de ese calibre).

Por otra parte tenemos a Stephen King, a Stanley Kubrick y a El Resplandor. Yo leí la novela de King y me aterrorizó un buen en su momento. Cuando salió la versión de Kubrick la historia estaba cambiada en varios temas medulares. Incluso finalizaba distinto. Se sugerían sutilezas que la novela no tenía. Leí críticas que afirmaban que la novela de King era mediocre y que Kubrick elevó su historia a niveles de terror magistral.

Por algo Kubrick fue Kubrick y King es King. Cada uno rey de sus propios medios, pero a final de cuentas, uno tiene más respeto que otro.

Y esto no es por accidente. La capacidad de visión de una historia escrita en base a metáforas y pensamientos, visiones e imágenes es inacabable. Eso sí, estoy casi seguro que jamás se animarán a realizar una versión filmada de Los Versos Satánicos de Salman Rushdie, dejando de lado la implacable controversia islámica. Pero si en un mundo alternativo y pacífico alguien se animara a realizarla, se encontraría con la tarea titánica de convertir 700 páginas de alegorías electrizantes, parábolas llenas de meditación, significados profundos y evanescencias poéticas, en 200 páginas de guión para obtener 200 minutos de historia que a final de cuentas lo mejor será dejar las cosas como están.

Que cada lector en su viaje privado imagine lo que quiera.

Mucho de lo escrito en una novela sucede en la misma mente de los protagonistas. El cine de los hechos duros, claros, sencillos de asir, no es igual al cine de las imágenes sugeridas, de las paráfrasis, de las comprensiones que requieren un esfuerzo de nuestra parte por aferrarse a puntos de referencia.

El cine, espejo de nuestros deseos, en ocasiones busca inútilmente desdoblar esos libros con la intención de mostrar esos mundos recónditos de palabras y páginas, para dotarles de cierta vida, tentativas de otorgarles la magia de la imagen.

Y muchas ocasiones nos preguntamos, y nos preguntaremos, ¿valió la pena?

Al final puede que unas cabras lo sepan mejor que nosotros.

lunes, abril 23, 2007

ENSAYOS DEL ROCK: The Dark Side of the Moon / Pink Floyd


La primera vez lo vi en Tampico. Subrayo que lo VI, no que lo ESCUCHÉ.

Estaba yo en tercero de secundaria. Mi penúltima vuelta a Tampico. 1977. Era una discoteca, de las de antes, de esas que vendían discos, cerca de la plaza principal. Y como nunca les entendí a los tipos uniformados que lo habían comprado, supuse que eran marinos griegos. Podrían haber sido rusos, pero a mí me sonaba a griego lo que decían.

Y ahí estaba el triángulo delineado con blanco en fondo negro con una línea incidiéndole en un lado y con su arco iris saliendo proyectado de uno de sus lados. Supuse que era un prisma, pero no supe con claridad que relación tenía que con qué. El disco no traía nombre ni nada.

Con el paso del tiempo supe que se llamaba The Dark Side on the Moon.

Pasando los años, en mi primer trabajo formal, trabajando con mi primera computadora de trabajo, entre todas las posibles a comprar en 1983, era esta una super dilecta “transportable” Osborne 1. Con una minúscula pantalla ahí se podía trabajar con hoja electrónica, Supercalc, y con un procesador de palabras, el Wordstar.

Ahí en esa pantallita copié la letra del Dark Side of the Moon. Un día el gerente lo vio y me dijo que estaba decepcionado conmigo por haber encontrado poemas ahí. Me hizo gracia, imprimé las letras y luego borré el archivo. Así eran las escaramuzas del rock por entonces.

Esta no es la historia del Dark Side of the Moon. Ya hay muchas historias en la red de cómo se hizo, de cómo se grabó. Muchas son recomendabilísimas.

Esta es… bueno, ni idea de lo que es, o tal vez sí: impresiones, traducciones, imprecisiones, percepciones y sensaciones. Pero más que todo son respuestas. Y preguntas.

No he querido ponerme a pensar si lo haré de una sola pieza o de todas, o si nada más de Money o si de The Great Gig in the Sky. Supongo que se debe de tener cierto humor para hacerlo. Tal vez lo que hice con The Eagles fue más sencillo o lo que haré con Led Zeppelin posteriormente. Todavía no lo sé.

¿O será imposible?

¿O requerirá demasiada concentración con la que no cuento ahora por causas que no me concierne decir por aquí?

Lo que sí, es que Pink Floyd entero se seguirá escuchando dentro de cuarenta años más y más allá. Y seguiremos querer desentrañando sus sonidos, sus letras, sus mensajes, sus imágenes.

Aún tengo las azules Pirámides de Egipto en su poster. Y es fantástico el tenerlo.
Faltan las palabras. Y sobran también. Lo sé.

Pero no me importa.



Speak to Me / Háblame



(Mason) 1:16

El pulso, ¿lo escuchas? Te pega, te rompe, te dice que hay alguien ahí después de todo. Ahí está su latido. Las voces, son voces que hablan de locura, que hablan de… ¿de qué hablan?

Se oye dinero que chispea en la mente, cajas registradoras que resuenan en el fondo. Una risa burlona. Ahí hay algo. Loops de sonido, que vuelven y van alrededor de mi cabeza. Unos gritos de mujer ¿o serán gritos melódicos de mujer? Y una guitarra suave. Una batería gentil. Melodías que no son de este mundo. Algo que me dice que va más allá. Que esto es un viaje. Que me llevan de la mano a través de nieblas negras, con prismas que emiten un arco iris. Está en mí, en mis oídos, detrás de mi cabeza, detrás, detrás… detrás.


Breathe / Respira



(Waters, Gilmour, Wright) 2:44

Breathe, breathe in the air.
Don't be afraid to care.
Leave but don't leave me.
Look around and choose your own ground.


Respira, respire en el aire.
No temas que te importe.
Sal, pero no me abandones.
Mira y elige tu propio terreno.


Long you live and high you fly

And smiles you'll give and tears you'll cry

And all you touch and all you see

Is all your life will ever be.



Por todo lo que tú vivas y por lo alto que vueles.
Y sonrisas que darás y lágrimas que llorarás
Y todo lo que toques y todo lo que veas
Eso es todo lo que tú vida será.



Run, rabbit run.

Dig that hole, forget the sun,

And when at last the work is done

Don't sit down it's time to dig another one.


Corre, conejo, corre.
Entiérrate y olvida al sol,
Y cuando al final el trabajo esté hecho
No descanses, es tiempo de excavar otro.


For long you live and high you fly

But only if you ride the tide

And balanced on the biggest wave

You race towards an early grave.


Aunque vivas mucho y alto vueles
Y solamente si vas con el oleaje
Y equilibrado vayas en la más grande ola
Sólo correrás hacia una tumba temprana.



¿Cuál puede ser el punto? Pink Floyd, o la entidad que forma Pink Floyd, con esas tersas voces me dice, me indica, “esto es lo que creo”, es a lo que ha llegado a pensar, no sé si sea lo correcto, pero eso me dice lo anterior: por más que haga, por más que trabaje, sólo correré más pronto a la tumba, entonces, ¿qué sentido tiene todo? Yo no soy ningún ser irracional.

¿Habrá Pink Floyd descubierto algo que sólo ellos sepan? Y si es así, ¿cómo lo supieron?

¿Sabrán más ellos que nosotros acerca de la vida? ¿No eran dentro de lo que cabía, hombres ordinarios? ¿Será la experiencia que les dio Syd Barret, su Aprendiz de Brujo particular? ¿No somos nosotros más que conejos que hacemos agujeros unos tras otros sin pensar? ¿Moralejas así de sencillas?

No hay salvación de esto. La vida no es más que un carril sin opción a desviación, sin rampas de salida oportuna, sin rampas a ninguna parte. Aunque sean olas más grandes, todo lleva a la tumba. El carril, la ola, el camino, lo que quieras pensar o imaginar hacia allá te irás… a la tumba.

Tarde que temprano, temprano que tarde.

Puede que en esos días de 1972, Pink Floyd lo vería todo desolado. Con una especie de resignación mortal. Y treinta y cinco años después, ¿qué?

Desolada la vida, desolada la existencia. Desolado el todo…


On The Run / Corriendo

(Gilmour, Waters) 3:32
(Instrumental)





Empiezan las bandas sin fin de sonidos indescriptibles pero sonoros. Bandas de Moëbius que tal vez sí, o que tal vez no, que son posibilidades como nuestras mismas vidas. La chica que de pronto anuncia los vuelos, impersonal como es, ahí está. Estas no deben ser metáforas ordinarias, las metáforas sólo son visiones temporales a veces sin sentido que se usan para entender conceptos, significados. Estamos cansados de las metáforas ordinarias. Serán sólo para hombres ordinarios y nosotros no lo somos. No, nunca.

Alguien corre y corre sin caer a través de mi cabeza, de mis oídos, algo extraño sideral está caminando como el viajero que parece que marcha sobre los pasillos. Corre alrededor como conejo en una jaula con rueda mística, conejo o hámster, no me importa, sin parar, sin descansar, imaginando tal vez que algún día esa rampa cambiará por medio de un milagro y lo llevará a su destino.

Tarde que temprano, temprano que tarde.

Yo mismo vi a Gilmour (¿o era Waters?) como iba creando sonidos en un pequeño sintetizador, lentamente uno por uno, y miré, como pudo meterlos en una secuencia y como la fue grabando, como la fue escuchando y acelerando y otorgandole una existencia propia de especie de banda estelar con variaciones una y otra vez, las mismas una y otra vez. Son sonidos que pueden valer cien odiseas espaciales, ¿habrá un viaje interestelar también aquí? ¿Acaso un interestellar overdrive?

Sonidos de aviones despegando o bien podrían ser naves espaciales aterrizando o destruyendo mundos con billones de seres vivos dentro. Será su sistema de transporte el que lo hace sonar así, tan vibrante, tan ultramoderno, tan más allá de los 30 años que nos separan de esas creaciones… Pero al mismo tiempo todo eso nos parecería monótono hasta morir si no fuera porque los sonidos irrumpen en mi cabeza con fuerza y quieren salir de ella, quieren corporizarse, quieren ser forma, quieren romper la realidad que me rodea, la predecible, la obvia, la misma de todos los días.

La risa, la risa, ahí está, es de un loco, pudo ser la de Syd Barret el diamante loco, el demente, el que se quedó arriba. O pudo no ser, pero esa voz, esa burla, hace que se le recuerde, que no se olvide, porque alguien como a Syd Barret no se puede olvidar. ¡Cómo nos hizo falta el alma de Syd Barret en el Pink Floyd de los 70’s y de los 80’s! ¡¡La de música llena de humor, llena de ironía sutil que pudimos haber escuchado!!

Pero hasta ahí. Todo de pronto explota, todo tiende a finalizar, una entropía a la que estamos nosotros a punto de ingresar. Estando en el filo, no, esto no es mortal. La vida sí lo es, de eso estoy seguro. Algo explota, algo explota. Los pasos se hacen cada vez más dispersos. Escucho a la persona inhalar exhalar, inhalar, exhalar. Las llamas, la vida, el tiempo…

Y Syd Barret ya murió. Y nosotros lo acompañaremos.

Tarde que temprano, temprano que tarde.



Time / Tiempo

(Mason, Waters, Wright, Gilmour) 7:06


¿Cuántos relojes fueron? Los tics y sus tacs, todos juntos en hilera. Todo es tiempo, ya es tiempo, el tiempo se acaba, el tiempo está marcado, el tiempo es significativo, el tiempo me dice en sí mismo que se me acaba. Los tics y más tacs. Se parecen a mi propio pulso, son metronómicos, son totales y aplastantes.

Algo se abre en mi mente, barreras totalitarias opresoras de sonidos que acampan en mi cerebro. Acampan tan firmemente que no querrán salir de ahí por más que yo lo decida. Son como paredes que se cierran ante mí, con resabios futuristas de años en la misma década. Las paredes avisan, están llegando. Los martillos y los ladrillos se están formando en sus hornos infernales. ¡Escucha, escucha los prodigios! Te están llamando, a ti y a mí.

Los címbalos aderezan la guitarra de Gilmour, sonidos que no sabes porqué pero te están siendo adictivos, te están llevando a donde ellos quieren. Serán un laberinto, el tiempo corre, el tiempo se acaba… No sabemos porqué se acaba, sólo lo vemos como todos lo dicen, como la arena que se escapa, como el agua que no puedes detener…


Ticking away the moments that make up a dull day

You fritter and waste the hours in an offhand way.

Kicking around on a piece of ground in your home town

Waiting for someone or something to show you the way.



Pasando están los momentos que hacen los monótonos días
Disipas y desperdicias las horas de maneras extrañas.
Paseando alrededor de un poco de suelo en tu casa
Esperando por alguien o algo que te muestre el camino.


Tired of lying in the sunshine staying home to watch the rain.

You are young and life is long and there is time to kill today.

And then one day you find ten years have got behind you.

No one told you when to run, you missed the starting gun.


Cansado de yacer en el sol quedándote en casa para ver la lluvia.
Estás joven y la vida es larga y hoy hay tiempo para perderlo.
Y luego un día te encuentras con que diez años han quedado detrás tuyo.
Nadie te dijo cuando correr, te perdiste de la pistola de salida.

Gilmour sigue atacando de manera brutal con su guitarreo mortífero, Te envuelve lentamente en lengueteos de serpiente que te abraza y te toma, antecedentes una vez más de delicias por venir. Los guitarreos de Gilmour son demoledores, se elevan como montañas, como sierras, como dientes afilados de una bestia que yace en los abismos marinos y que la sueñas en pesadillas y de la que siempre temerías despertarte, en la que sólo sudas y deseas, que todo sí sea sólo una pesadilla.


So you run and you run to catch up with the sun but it's sinking

Racing around to come up behind you again.

The sun is the same in a relative way but you're older,

Shorter of breath and one day closer to death.


Así que corres y corres para atrapar al sol pero se está hundiendo
Corres alrededor para llegar detrás de ti de nuevo.
El sol es el mismo de una manera relativa pero tú estás más viejo,
Más corto de aliento y un día más cerca de la muerte.


Every year is getting shorter never seem to find the time.

Plans that either come to naught or half a page of scribbled lines

Hanging on in quiet desperation is the English way

The time is gone, the song is over,

Thought I'd something more to say.


Cada año se vuelve más breve y nunca parece que encuentres tiempo.
Los planes que naufragaron o la mitad de una página de líneas garabateadas
Esperar en una desesperación silenciosa es la manera inglesa
El tiempo se fue, la canción se acabó,
Pensé que pude tener algo más que decir.


A resultas del tiempo, la dimensión escondida que se tarda eternidades en suceder, en ocurrir, Waters podrá hablar en el nombre de toda la humanidad en ese abismo de la oscuridad del espacio-tiempo, ballet innegable del tiempo-espacio, uno sin el otro y que nosotros pequeños mortales apenas conscientes de las mismas debilidades de los corpúsculos globulares, mortales y estéticos que cada quién somos.


Pero Waters se detiene en sus conacionales ingleses, habla como decía el poeta aquél de que la mayoría de los hombres vivimos una vida de intensa y silenciosa desesperación, aquí ubicando esa desesperación silenciosa, apropiándosela a la manera inglesa, sin saber si es un favor o un demérito hacia los ingleses hablar de ese modo, de esa forma de ser tan propia de los ingleses, raza de navegantes, raza de comerciantes, como les decía Napoleón…


Finalmente, como dice la letra, el tiempo se fue y la canción se acabó. Pero Waters pensó que pudo tener algo más que decir. Falsa modestia, todo es pura falsa modestia.



Breathe (reprise) / Respira (de nuevo)


Home, home again.

I like to be here when I can.

When I come home cold and tired

It's good to warm my bones beside the fire.

Far away across the field

The tolling of the iron bell

Calls the faithful to their knees

To hear the softly spoken magic spells.


En casa, en casa otra vez.
Me gusta estar aquí en cuanto puedo.
Cuando llego a casa frío y cansado
Es bueno calentar mis huesos al lado del fuego.
Muy lejos, allá cruzando el campo
El tañido de una campana de hierro
Llama a los fieles a arrodillarse
Para escuchar los conjuros mágicos recitados suavemente.


Respira de nuevo y se hace el llamado de todos los mortales, los intrépidos y los que no, los héroes que viajaron por el mundo y los que no. Finalmente, quién seas, lo que seas, sólo deseas llegar a casa.

Una última reflexión, preludios de más prodigios, presagios de destinos anunciados: Una campana de hierro que llama a todos los fieles a arrodillarse, refiriéndose a que ellos escucharán los conjuros mágicos que son recitados suavemente… ¿Qué más decir, qué más comentar? Todo está ahí para quien quiera entenderlo. Para quien desee entenderlo.

Para quien no quiera, bendito sea.

Benditos seamos todos.



The Great Gig in the Sky / El Gran Espectáculo en el Cielo

(Wright) 4:44


"And I am not frightened of dying, any time will do, I don't mind. Why should I be frightened of dying? There's no reason for it, you've gotta go sometime." "If you can hear this whispering you are dying." "I never said I was frightened of dying."

(Instrumental)

Las voces acompañan a los acordes, que lo dicen claramente:

“No tengo miedo de morir, en cualquier momento lo haré. No me importa. ¿Por qué debería tener miedo de morir? No hay razón para ello. Tienes que irte en algún momento…”

“Yo nunca dije que estaba temeroso de morir…”


Nadie estará exento de opinar de lo que sea, incluso de la misma muerte… Pensamientos que nos guían, de los que nuestras mamás siendo niños nos protegen, como bien sabe todo hijo que estuvo bajo el cuidado no sólo de una madre sino también de un padre. No queremos que mueran, sino que vivan, que vivan muchos años, que vivan más que uno…

Y así empiezan las voces en el Gran Espectáculo en el Cielo. La voz de Clare Terri sigue de alguna manera la secuencia en piano creada por Richard Wright, acompañada por los acompañamientos sutiles de cuerdas sintetizadas de Gilmour que planea meticulosamente una reunión, un encuentro en alguna parte lejana, allá en la imaginación, como si dos sonidos se trataran de citar en el espacio, en el éter que nos rodea, y de esa manera los dos, o los tres, llegan hacia esa mixtura de voz suave, dulce, de lo que sería estar en el cielo… en el verdadero cielo, el tradicional, no el azul, no, el cielo el paraíso el nirvana el más allá…

A Clare Terri sólo le dijeron que pensara en la muerte al realizar sus vocalizaciones, alcanzando niveles de gloria, de plenitud, soltando dolor, soltando asombro, soltando incredulidad, ¿así será el cielo? ¿Así será ver las almas de los difuntos? ¿Lloraremos cuando estemos ahí? ¿Lloraremos de dolor, o lloraremos de gozo? ¿Cómo será?

En un momento Wright cambia el tono de su piano y Terri también. Ahora son murmullos, son como alfombras voladoras que se detienen a meditar sobre nuestro destino, Terri tal vez se asombra de lo que está haciendo. ¿Quiénes son estas personas?, se ha de preguntar. ¿Qué quieren de ella? El piano está en ella y ella sigue cantando, prolongando una deliciosa agonía. El piano la azuza. Pero ella no puede más.

Una voz de mujer me dice al oído todo lo que necesitaba saber:

“Si puedes escuchar este murmullo, estás muriendo…”

Y quizá lo estamos todos en este instante y no lo sabemos. Estamos muriendo. Nuestras células van desapareciendo… y nosotros con ellas. El presente siempre presente, presente que nos conduce al futuro… al futuro de todos…

Y lo que sí sabemos es que desde que nacemos estamos en línea directa hacia morir, en línea directa al Great Gig in the Sky, al que uno decidirá a donde volar, a donde reposar, a donde incluso gozar, ¿todo se podrá en el cielo? ¿Quién lo puede saber? ¿Quién lo puede asegurar? Ojala así sea. Las esperanzas son muchas.

Tantas que no queremos llegar tan pronto a averiguarlo.

Terri insiste en su dolor. El piano puede sonar lento, tocando a muerto, ahí están los fieles arrodillados. Las teclas son campanas que tañen el dolor de cada quién. Terri no sabe lo que ha hecho. Al final ella dijo al ente, al mero monstruo de cuatro cabezas, Pink Floyd, “lo siento…”, como si ella hubiera cometido una gran equivocación, como si hubiera echado a perder el esfuerzo, nunca hubiera sido el Gran Error en el Cielo… ella jamás… por haberla escuchado una sola ocasión en nuestras vidas, ella nos llevó hacia su propio cielo particular…

La muerte está ahí. La muerte que tal vez es el misterio más grande que todo mundo todo mundo todo mundo afrontamos. ¿Cuál será la verdad del otro lado?

Por fin descansamos… por fin reposamos.

Esperando la muerte. No. The Great Gig in the Sky es solo uno de tantos preludios a la muerte que cuando se llegue a dar en la realidad, ojala sean la mitad de así de bellos…

Algo sucede en el CD: Toda la música fluye, excepto aquí. No es extraño, pero expliquémoselos a nuestros hijos, en el mundo de los Long Plays, aquellos grandes círculos negros de plástico acetato que solíamos tener que hacer el movimiento físico de levantar la aguja de su brazo, de extraer al disco de su eje (con un disco así me explicaron velocidad angular en Física de preparatoria), luego, voltearlo con cuidado no lo fuéramos a manchar, mucho menos rayar, para finalmente depositarlo con delicadeza y devoción como si de una mujer se tratara, con dulzura, mirando su ondular de disco al moverse en sus incontables vueltas. Ondular de mujer al caminar. Y sí, lo sé, es sólo un disco de acetato negro.

Las mujeres llegarían después, aunque no muchas pudieran entender de lo que estaba hablando. De lo que estoy hablando.



Money / Dinero
(Waters) 6:32

Los sonidos, las campanas, agudas monedas cayendo en cascada, cajas registradoras que se cierran. Y el bajo de 7 por 8, enloquecedor que suena y resuena de manera tan extraña, tan original, tan retumbante, tan único, tan inolvidable…

Money, get away.
Get a good job with good pay and you're okay.
Money, it's a gas.
Grab that cash with both hands and make a stash.
New car, caviar, four star daydream,
Think I'll buy me a football team.


Dinero, aléjate.
Consíguete un buen trabajo con buena paga y estás bien
Dinero, es una jalada
Toma ese efectivo y haz una hilera.
Carro nuevo, caviar, ensueño de cuatro estrellas,
Creo que me compraré un equipo de fútbol.


Money, get back.
I'm all right Jack keep your hands off of my stack.
Money, it's a hit.
Don't give me that do goody good bullshit.
I'm in the high-fidelity first class traveling set
And I think I need a Lear jet.

Dinero, regresa.
Estoy bien Jack, deja tus manos lejos de mi montón.
Dinero, es un éxito.
No me des esa buena y bonita mierda.
Estoy en el servicio de primera clase, el de alta fidelidad
Y creo que necesito un jet Lear.


El dinero y todo el sistema de valores que es la razón de nuestras vidas aunque nosotros lo neguemos una y otra vez y que es la manera en la que se mide todo, el éxito o la falta de él, pero que por mas que pensemos en las buenas razones de la vida y sobre los motivos que hay para ser felices inevitablemente llegamos al tema de lo que “tenemos” y al “teníamos” por el de lo que “no tenemos”...

Todo para poder comprarnos un caviar un carro nuevo para olerlo sentir la tersura de sus asientos, el sonido del motor y no parar ahí, seguir directo hacia el ensueño de las cuatro estrellas.

Y aun así queremos que regrese, no por estar hartos sino por las inseguridades que nos rodean y que nos afligen a nosotros, a nuestros parientes, a nuestros amigos, a nuestros conciudadanos, a nuestros paisanos, a nuestro mundo entero.


No queremos que se nos acerquen, queremos que nos dejen en paz, queremos que no nos envidien, queremos que no nos quiten… y aún así siempre sentimos que merecemos más y más, nunca conformarnos, primero viajar en avión, luego viajar en primera, después viajar en un jet Lear de los que cuestan 4,000 dólares la hora de viaje ni más ni menos… después el mundo, eso y mas es lo de nosotros, es lo que merecemos los de roce, los que no, nunca lo sabrán, nunca lo extrañarán, pero nosotros… nosotros somos otra cosa…

Y es que el dinero es un éxito…

Todo en un compás de 7 por 8, intrincadísimo como pocos, intrincadísimo sí, pero siempre inolvidable…

Un saxofonista que Gilmour conocía, o más bien el único saxofonista que Gilmour conocía y que logra entregar un desgarrador sonido entre esos bajos, esa guitarra y esos tambores y platillos que afirman que sí, que el dinero es la raíz de todos los males, y que sí, que aquí estamos para demostrarlo, pero dennos más dennos más… nunca dejen de darnos más…

El tempo cambia y ahora es el de siempre, una bestia que se suelta en lo familiar, en lo conocido, en el 4 por 4 tradicional y el bajo resuena y se repite y se vuelve mantra y Gilmour siguiendo el compás como un flautista-guitarrista de Hamelin demoníaco que rompe y sigue y te acosa llenando todo el orbe de notas electrizantes y enervantes. Nick Mason toca esa su gigantesca batería y nos acordamos un poco de uno de estos días de Meddle, días en los que ellos escuchaban los Echoes de mundos por conocer, o de mundos ya conocidos sólo por ellos, vete tu a saber…

Gilmour se aquieta un poco pero sigue, tal vez está cansado, tal vez está fatigado. Suelta sonidos lacerantes en los costados de la pieza, para que no olvidemos que es él quien toca esa guitarra poderosa, que él es quien extrae esos sonidos fuera de este mundo, o porque también sabe dosificarse o porque sabe bien de ese punto en el que se equilibra lo que debe de ser armonioso, o al revés mismo… Waters, sin embargo, no se inmuta, él sigue con su tiempo, Mason atrás siempre constante siempre latente siempre durante siempre presente.

El rock per se el rock que atrapa desde el primer instante, desde el primer segundo, el rock que dices como es posible que nadie lo haya creado antes, ya estaba ahí de seguro sólo que no habíamos puesto atención el rock que es la razón de muchas existencias el rock que es tuyo alrededor de tus veinte años y que en el mejor de los casos jamás te abandona… y que siempre estará ahí, de momentos, haciendo eclosión magmática como si fuera el mismo Vesubio desatado dentro de tus pequeños y miserables audífonos…

El tiempo vuelve a 7 por 8. Y resuena de nuevo por todos los ámbitos, la eterna maldad del dinero…


Money, it's a crime.
Share it fairly but don't take a slice of my pie.
Money, so they say
Is the root of all evil today.
But if you ask for a raise it's no surprise that they're
giving none away.


Dinero, es un crimen.
Compártelo con justicia, pero no te lleves una rebanada de mi pastel.
Dinero, ellos dicen.
Es la raíz de toda la maldad hoy en día.
Pero si pides un aumento, no te sorprendas que no te van a dar nada de nada.

Waters siempre consciente, sabe perfectamente las dos caras de la… moneda… Sabe que este mundo es sutil, que es tosco, que es ruin, que es triste, que es grandioso, que la ecuación dinero = confort = vida, es más o es menos válida principalmente dependiendo de cuanto tengas, que el dinero más caro siempre es el que no se tiene, que esa medida de existencia nos reduce a todos sólo a números, a posibilidades, a disparadores de beneficios, de detrimentos, de todo lo que encierra la palabra valor, aun y que no seamos aquí tan sentimentales como para no tomar a los demás valores que a pesar de todo lo que se quiera decir en las escuelas y en lo que digan los medios activados por dinero, es lo que quisiéramos que fuera la sociedad, y todo es tan difícil… y todo es más grande que la vida misma y más que tú y que yo y que nosotros…

Por más buena que sea la gente contigo, ellos sabrán cuando darte dinero y cuando no dártelo… y dirán que es un riesgo moral/moral hazard y que lo más probable que no te lo darán porque dirán que quizá, sólo quizá, te estarán haciendo un mal, más que un bien… y eso no lo quiere nadie…

Finalmente, con dinero, celebremos que la humanidad debe ser igual en todas partes, porque por más que te sientas con el derecho de pedir un aumento, créelo, no te lo van a dar. Eso fue en la Inglaterra de 1972, eso es en el México, en la Latinoamérica de 2007… quizá en el mundo entero… Somos todos ingleses o los ingleses son todos humanos… no hay descubrimiento nuevo aquí, ni reflexión tardía o precoz, solo hay consciencia plena de la existencia de ese concepto en la maldita psique universal…

Las voces, las voces… fuera del contexto, fuera del origen… sin saber el porqué de todo. Veinte años tal vez oyéndolas, descifrándolas, queriendo saber que quieren decir, y todos no fueron más que trucos de Waters, capas y capas de sutileza unas tras otras que nos dicen algo, que hablando de mensajes como dejados en un palimpsesto, textos escondidos detrás de otros textos…. Y cual es el que dirá la verdad, cual de todos los mensajes van dirigidos hacia mí, o hacia a ti, o hacia los demás, o hacia todos. Porque ellos, está demostrado, no escriben para nadie, para nadie, para nadie…

"HuHuh! I was in the right!"
"Yes, absolutely in the right!"
"I certainly was in the right!"
"You was definitely in the right. That geezer was cruising for a
bruising!"
"Yeah!"
"Why does anyone do anything?"
"I don't know, I was really drunk at the time!"
"I was just telling him, he couldn't get into number 2. He was asking
why he wasn't coming up on freely, after I was yelling and
screaming and telling him why he wasn't coming up on freely.
It came as a heavy blow, but we sorted the matter out"

Voces que hablan de si se estuvo correcto o no… haber golpeado a alguien…

“¡Ajá, yo estaba en lo correcto!”
“¡Sí, yo estaba en lo correcto!”
“¡Yo ciertamente estaba en lo correcto!”
“Tú estabas absolutamente en lo correcto. ¡Ese imbécil estaba pidiendo por un golpe!”
“¡Sí!”
“¿Por qué alguien hace algo?”
“¡No lo sé, realmente estuve borracho en ese momento!”
“Yo le estaba diciendo que él no podía conseguir el número 2. Él preguntaba porque no podía llegar ahí como si nada. Luego yo le gritaba y le decía el porqué ´él no podía llegar ahí como si nada. Llegó como un golpazo, pero luego lo arreglamos y lo olvidamos…”



Us and Them / Nosotros y Ellos
(Waters, Wright) 7:40

Us, and them
And after all we're only ordinary men.
Me, and you.
God only knows it's noz what we would choose to do.
Forward he cried from the rear
and the front rank died.
And the general sat and the lines on the map
moved from side to side.
Black and blue
And who knows which is which and who is who.
Up and down.
But in the end it's only round and round.
Haven't you heard it's a battle of words
The poster bearer cried.
Listen son, said the man with the gun
There's room for you inside.

Nosotros, y ellos
Y después de todo somos solamente hombres ordinarios.
Yo, y tú.
Dios sólo sabe que es nada lo que elegiríamos hacer.
Adelante él lloró desde detrás
Y los de rango del frente murieron.
Y el general se sentó y las líneas en el mapa
se movieron de lado a lado.
Negro y morado
Y quién sabe cual es cual y quién es quién
Arriba y abajo.
Pero al final es sólo vuelta y vuelta.
No has escuchado que es una batalla de palabras
él que traía el poster gritó.
Escucha hijo, dijo el hombre con la pistola
Hay cuarto para ti aquí adentro.

¿Serán las guerras, de las que quiere hablarnos Roger Waters y Rick Wright, que hicieron esto cuando eran amigos, diez años antes de que ellos se pelearan y de que Waters expulsara a Wright del grupo?

Es la división de todo lo que se trata. Cro Magnon y Neanderthal, romanos y cartagineses, arabes y francos,

Serán de esas guerras que comienzan porque me siento amenazado, o porque los veo distintos. Serán de esas divisiones porque la gente trae puestos lentes de colores diferentes y todos los que lo ven todo azul están de un lado, los de color rosa de otro, los de color verde más allá y los de color negro, sin problema, ya fueron muertos por los demás.

Y la proverbial situación del general en su mesa, con su pantalla, con su teclado, con sus hombres que sólo son puntitos blancos en movimiento pero si miras con atención te darás cuenta de que son personas reales, que son tropas, que son soldados que manejan vehículos que tienen fuerza que tienen dirección y que por los mal llamados milagros tecnológicos pueden trabajar todos bajo un mismo propósito con un solo control de muñeca obedeciendo voluntades inequívocas de intenciones ocultas con resultados funestos y con consecuencias previsibles.

Y hay una frase de Waters que dice “después de todo sólo somos personas ordinarias”… Tanta verdad. Todos los hombres lo son, todos, incluyendo los grandes, bolsas de piel con sangre y huesos dentro, esa es la clásica circunstancia del ser humano. Todos mueren. Por una cosa o por otra. Y todos debemos de reconocer tal hecho básico. Aunque no nos guste.

Ellos allá. Nosotros acá. Queremos lo de ellos y ellos quieren lo de nosotros.

Tarde que temprano. Temprano que tarde.

"I mean, they're not gunna kill ya, so if you give 'em a quick short,
sharp, shock, they won't do it again. Dig it? I mean he get off
lightly, 'cos I would've given him a thrashing - I only hit him once!
It was only a difference of opinion, but really...I mean good manners
don't cost nothing do they, eh?"

“…Quiero decir, ellos no van a matarte, pero si les das un rápido, corto, directo, golpe, ellos no lo volverán a hacer. ¿Entiendes? Quiero decir que él se levantó rápido, porque yo le hubiera dado una paliza –¡Sólo le pegué una vez! Fue solo una diferencia de opinión, pero de verdad… quiero decir, que los buenos modales no cuestan nada, ¿eh?”

Todo es justificable. Dale el tiempo y todo es justificable. Todo.


Down and out
It can't be helped but there's a lot of it about.
With, without.
And who'll deny it's what the fighting's all about?
Out of the way, it's a busy day
I've got things on my mind.
For the want of the price of tea and a slice
The old man died.

Abajo y fuera
No puede evitarse pero hay mucho de eso.
Con, sin.
¿Y quién negará que sea eso de lo que se trata el pelear?
Fuera del camino, que es un día muy pesado
tengo cosas en mi mente.
Por querer saber el precio de un te y de una rebanada
El viejo murió.

El origen de las diferencias. El origen de las circunstancias. Poseídos como somos, estamos dentro de un solo cuerpo y aquí en mi mente sólo existo yo. Lo demás lo creé a partir de mis idiosincrasias, de mis conceptos, de mis preceptos, de mis complejos, de mis reflejos, del mal o buen acomodo de mis neuronas, de mis tragedias, de las de mis padres, de las de mis maestros, de las de mis políticos, de las de mis líderes, de las de mis amigos, de las de sus padres, de los que quieren posesionarse de mi mente para siempre favorecerlos, de todos ellos, desde siempre, desde siempre, desde siempre…

Y recordémoslo, el viejo murió por nada.


Any Colour You Like / Cualquier color que quieras
(Gilmour, Mason, Wright) 3:25

(Instrumental)



Richard Wright ataca con sus sintetizadores, proezas en estereo, con volumen tridimensional, con eco resaltado, con diferencia palpable en cada oído, ¿qué sería de los músicos si el público tuviéramos tres oídos o cuatro? ¿Qué sería de nosotros? La batería de Nick Mason por detrás dando un ritmo de alguna manera lleno de sensatez. No hay de otra, así tenía que ser.

Leyendas que dicen que el nombre de la pieza, “cualquier color que quieras” puede sonar al principio de la mecanización de allá en los tiempos de que se hicieron las primeras cadenas de montaje en las que diecisiete millones de autos salieron de cualquiera de los colores que quisieran los ilusos clientes, mientras que ese color fuera el color negro.

Negro: La ausencia del color. La negrura que es rota sólo y cuando un gran prisma en el cielo hincara su rayo iluminando al mundo.

Gilmour entra con su fuerza característica, “efectitos de guitarra” decían de él estúpidos periodistas de las revistas musicales mexicanas de los setentas. La agudeza de sus acordes, la gravedad con la que son tocados, que son sueltos en gradaciones suaves siguiendo una música, un compás, un ritmo dentro de su propia mente. Se trata de recorrer caminos mentales como de olas de siete metros de altura abriéndose con violencia lenta y agonizante en un surf de ondas y de partículas y de luz que se rompen finalmente dentro de un prisma, en un eclipse de armonías que se parten y dejan asomar insospechadas formas de colores, de cómo el sonido fuera si éste tuviera tonalidades cromáticas en vez de timbres, tonos, los morados, los verdes y los bermellones que nos hacen caso, que nos rodean y que nos comienzan a apretar hasta que nos dejan exhaustos en el jardín, en el césped, aterrizando de manera suave en ese lugar lleno de misterio, a lado del lunático…



Brain Damage / Daño Cerebral
(Waters) 3:50

The lunatic is on the grass.
The lunatic is on the grass.
Remembering games and daisy chains and laughs.
Got to keep the loonies on the path.

El lunático está en el jardín
El lunático está en el jardín
Recordando juegos, cadenas de margaritas y risas
Tiene que contener a los locos dentro del sendero.

Hay un jardín, quizá de una institución mental, en la que como todos los lunáticos alguien puede estar jugando con las margaritas y riendo con ellas, como tú y como yo lo solemos hacer…

Y más todavía… hay más de nosotros. Y hay que cuidarlos. Uno es siempre responsable. No podemos dejar que se nos salgan del orden. El orden es siempre importante. Syd Barret sabría de esto.

The lunatic is in the hall.
The lunatics are in my hall.
The paper holds their folded faces to the floor
And every day the paper boy brings more.


El lúnatico está en el salón
El lúnatico está en el salón
El periódico contiene sus caras dobladas hacia el piso
Y cada día el chico de los periódicos trae más.

Podremos ser los dueños de la casa. Los locos toman el manicomio, así es como lo dicen claramente. Si algún día alcanzáramos el poder. ¿Habría quién lo notase?

Desalentador como pudiese ser, lo atestiguamos todos los días. El periódico contiene caras de personas dobladas hacia el piso. Las contemplas: algunas siguen sonriendo, otras siguen sufriendo. Los muertos no renacen. Los recién nacidos no desaparecen por donde vinieron. Alguien tiene que hacerse cargo. Pero los periódicos siguen donde los vimos.

Y el chico de los periódicos sigue trayendo más. Y más. Y más. Hasta que el sol explote. O hasta que la presa se abra.


And if the dam breaks open many years too soon
And if there is no room upon the hill
And if your head explodes with dark forebodings too
I'll see you on the dark side of the moon.

Y si la presa se rompe muchos años demasiado pronto
Y si no cuarto arriba en la colina
Y si tu cabeza explota con pensamientos oscuros también
Te veré en el lado oscuro de la luna

Y todo puede pasar, la perspectiva es clara. Tu ves la construcción hecha por el hombre, que en su supuesto sano juicio la dejó con fecha de expiración con fecha de caducidad, y nadie, pero nadie te garantiza que estés ahí para ver como se abre, como se desgarra, como se entrega esa agua maravillosa que volverá a estar en donde debía estar, reunida y toda junta como en los mares primigenios de nuestra juventud…

Y puede que no halles refugio, puede que no puedas salvarte. La cabeza tuya, la mía, la de todos, si explota, lo podremos ver, en ese lado oscuro de la luna, si este existiese.

Tarde que temprano, temprano que tarde.

The lunatic is in my head.
The lunatic is in my head
You raise the blade, you make the change
You re-arrange me 'til I'm sane.
You lock the door
And throw away the key
There's someone in my head but it's not me.


El lunático está en mi cabeza
El lunático está en mi cabeza
Elevas la navaja,, haces el cambio
Tu me rearreglas hasta que sane
Cierras la puerta
Y arrojas la llave
Hay alguien en mi cabeza, pero no soy yo

Porque ¿quién me puede asegurar la cordura en estos tiempos de descreimiento, de engaño, de mentira, de dolor, de crueldad?

Alguien podría reestablecer el amor con una navaja, hasta que sane. ¿O me lo podrían quitar si resultase desagradable?

También la solución clásica. Enciérrame y en cuanto salgas arroja la llave hacia lo más lejos y recóndito que puedas imaginarte, cualquier distancia será poca. Enciérrame, no me importa, no estaré sólo, alguien estará conmigo y me hablará y me dará consejos y será uno conmigo, como siempre lo he querido. Yo, que aborrezco la soledad, por fin estaré con alguien más en mi yo, en dualidad, en colectividad. Y ya no existirá un yo, sino mejor aún, habrá un nosotros…

Ahora nunca estaré solo.



And if the cloud bursts, thunder in your ear
You shout and no one seems to hear.
And if the band you're in starts playing different tunes
I'll see you on the dark side of the moon.

Y si la nube revienta, truenos en tu cabeza
Gritas y nadie parece escuchar
Y si la banda en la que estás comienza a tocar diferentes melodías
Te veré en el lado oscuro de la luna.


Por fin, los lunáticos guardan silencio. Por fin ya dejas de gritar porque entiendes que nadie escucha, preludios de la Pared de dentro siete años más. Y lo peor que te pueda pasar es cuando la banda en la que estés empiece a tocar una cacofonía de sonidos en la que nadie encuentre su ritmo, en la que nadie encuentre el camino, en la que nadie encuentre la armonía diversa que es la que buscamos dentro de un mismo ensamble.

Y si eso llegase a pasar, no importa, porque si de algo estoy seguro es de que te veré en el lado oscuro de la luna. Oh sí.

Tarde que temprano. Temprano que tarde.


"I can't think of anything to say except...
I think it's marvelous! HaHaHa!"

“No puedo pensar en nada que decir, excepto…
¡Creo que es maravilloso!, JaJaJa!”


Puede serlo. Puede que lo sea. Puede que sea. Lo es.




Eclipse
(Waters) 2:04

All that you touch
All that you see
All that you taste
All you feel.
All that you love
All that you hate
All you distrust
All you save.


Todo lo que tocas
Todo lo que ves
Todo lo que pruebas
Todo lo que sientes.

Todo lo que amas
Todo lo que odias
Todo lo que desconfías
Todo lo que salva.


Letanías lejanas que resuenan en el horizonte. Gigantes que vivieron antes que nosotros que sabían las verdades eternas. Grandiosas realidades inmortales que vienen siendo triviales, frívolas, superficiales, que cualquiera pudiera darse cuenta.

Que son sensoriales, que son perceptibles. Que nos hablan a la víscera, que nos hablan al cerebro. Que nos impelen a desconfiar, a romper, a pensar. Que nos hablan de un todo que puede rodearnos y envolvernos.


All that you give
All that you deal
All that you buy,
beg, borrow or steal.
All you create
All you destroy
All that you do
All that you say.

Todo lo que das
Todo lo que tratas
Todo lo que compras,
pides, prestas o robas.

Todo lo que creas
Todo lo que destruyes
Todo lo que haces
Todo lo que dices.

Abarcándolo todo, cercándolo, el juego, el panorama completo sin que nos falte nada. Lo que nos hace entidades sociales, lo que nos hace seres creadores y destructores, desde destruir un viejo tapir en los albores de la civilización, hasta hoy mismo y poder destruir un planeta entero sin que te lo propongas, poco a poco, veneno individual a veneno individual.





Todo es abarcable, todo es registrable, todo es existencia, todo es negro.


All that you eat
And everyone you meet
All that you slight
And everyone you fight.
All that is now
All that is gone
All that's to come
and everything under the sun is in tune
but the sun is eclipsed by the moon.

Todo lo que comes
Todo lo que encuentras
Todo lo que desprecias
Y a todos con quien peleas.
Todo lo que es ahora
Todo lo que se fue
Todo lo que venga
Y todo lo que está bajo el sol está en armonía
Pero el sol es eclipsado por la luna…


Y lo importante es recordar que lo que esté dentro de tu mente, lo que esté dentro de tus ojos. Lo que esté fuera de ti y de los demás. Todo eso, por lo que luchas por lo que venga, busca estar en esa rara armonía, con las notas temblando una por una débilmente cada trillones de años, cada época gigantesca en la que nada de lo nuestro tenía sentido.

Pero si llegamos a pensarlo sólo un poco, recordar que aquí en nuestro pequeño sol, armónico, viejo y gordo, seguimos luchando y escuchando y tañendo. Sí, tañendo.

Y aunque sea grande o pequeño, o bello o intrascendente, el sol es eclipsado enteramente en su círculo por la luna, casi precisamente, casi exactamente y no hay una razón astronómica clara para poder explicar eso.

Y jamás la habrá.



"There is no dark side of the moon really. Matter of fact it's all dark."

“No hay lado oscuro de la luna realmente. De hecho, toda está oscura”…







Los latidos, los latidos.. el pulso se va...





martes, abril 17, 2007

Los 400 más Regios (De hace diez años, claro está)

Puede que la siguiente lista sea de consumo exclusivo para regios, es decir, gente nacida, avecindada, o exiliada de la ciudad de Monterrey, Nuevo León, México.

Se que a algunas personas les repatea que haga esto de exaltar de cierta manera la mencionada ciudad, pero es como todo, si lo quieren leer, pues adelante, y pues si no lo quieren leer, pues adelante también.

No sé a cuantos conozcan de la lista a continuación, no sé cuantos sean vigentes. Pero al volverme a encontrar esta página del periódico El Norte de hace diez años se me hizo interesante, notable y válida como para colocarla en Internet.

Que conste que el trabajo de compilación y todo lo hizo la redacción de Gente! del mismo periódico en aquellos días de la celebración del Monterrey 400.

El esfuerzo y copyright fue, y es, de ellos, pero si alguno de esos redactores originales me lee, créanmelo que reconozco su mérito.

Con aprecio

Luis García.


No están en orden, esta lista es de lo más anárquico. Son frases, personas, lugares, lemas publicitarios incluso, pautas, mil etc.., y son 400, no los conté ni pienso hacerlo… (hubo un repetido que quité su sobrante, porque nunca me pasó, o sea, nunca me cayó bien, entonces serían 399… mmm podríamos poner a El Sorteo de la Siembra Cultural / “Aventuritas de Pipo” / ya serían 401, elijan el que gusten, pero sólo uno, ¿ok?…)

(Ah!, y muchos ni estoy de acuerdo, pero que le vamos a hacer…)

(Otro Ah!, es que en diez años bien se les podrían agregar otros cien ítems similares, supongo. Luego a ver a quién podría agregar yo mismo).


LOS 400 MÁS REGIOS DE MONTERREY 400
(según la sección Gente!, 20 de Septiembre de 1996)

Editor: Edgardo Reséndiz,
Coeditora: Julia E. Ponce,
Coeditora Gráfica: Nohemí Bernal


Carlos Ancira / “Orale Primo” / “El Corrido de Monterrey” / “Muévanse Todos” / Piporro / Tony Carvajal / Mr. Talo / “¡Que salga Pipo, que salga Pipo!” / El Cabrito-Western / Gloria trevi / Rómulo Lozano / Alberto “Caballo” Rojas / “De acá de este lado” / Chago Díaz / Guillermo García Cantú / Grupo Nosotros / Los Norteñitos / El tema de “Viviana” / “El Criminal” / “Morenita Mía” / XERG / Laura Martí / Debut de Enrique Iglesias en telenovela / “Los Pequeños Gigantes” / “Bronco: La Película” / “Porfirio Cadena” / “Ases de Contrabando” / “El Último Beso” / Jesús Roberto “La Bala” / Albertico y Diana / “Luto, Flores y Tamales” / “Zapatos Viejos” / La Invasora de Monterrey / Virma González / “Carrusel Infantil” / Blanca Torres / Raúl “Chato” Padilla / Wonderful Music for Wonderful People… In Monterrey, Stereo 99 / Lalo La Palma / Lola Bravo / “Estilo” / Okiroqui / Licha Moreno / José Juan / “Panorama” / Conspiración / Rocío Banquells / “Amor Perdido” / “Hola, Monterrey” / Jaime Fernández / “¿Juegos Infantiles?... Manzo” / Fernando Fernández / “¿Se puede pasar?” / Fandango / Héctor Sanmarino / “Adios René” / “Pásele Pariente” / Alejandra Maldonado / “El Traficante” / “Concretando la Noticia” / Lalo Mora / Mayra Saucedo / Julio César Sosa (la voz de Clopín en el “El Jorobado…”) /
“Lo Bueno y lo Malo” / Vianey Váldez / Flor Ivonne / El Sapo Cancionero / Museo del Rock / “Cinco Minutos para Ellas”/ María Eugenia Llamas “La Tucita” / Ramón Ayala / Neptalí López Páez / El Gallo / Los Mier / Lupita Olaiz / Límite / “Codazos” / Jaime Garza / Carmelita González / “La Venganza de María” / Teresita “Erika” Buenfil / “Ensalada de Lechuga” / Rodolfo Sebastián / Ramiro Garza / dueto Jade / Evangelina Elizondo / La Vox / EEEEEEEOOOOOOOO, EEEEOOOOOO, EEEOOOOO / Myrza Maldonado / Fuensanta Zertuche / Montserrat Olivier / Polo / Isaura Espinoza / Estela Núñez / “La Otra Cara de…” / “Mira que Bonito” / Nuria Bages / Roberto Garza / Patricia Rángel / Fernando Z. Maldonado / “Un Matrimonio Moderno” / “¿Mazapán?... ¡Azteca!” / Cepillín / La Tejedora / Julián Guajardo / Mayita / Los Montañeses del Álamo / Oscar Burgos / Eugenio ( el de Verónica Castro) / Lorena Ábrego (la de don Francisco) / “Taconéyele!” / Flavio César / “La Pastorela de Catón” / “Gente Nueva” / La T Grande / Sor Inés / Roberto Gómez Junco / “El Molcajete” / Flor Ivonne / “Pistoleros Famosos” / “Señor Locutor quiere hacerme el favor de decirme, qué horas son…” / Pipo / El Taconazo / Katy Jurado / Piolín y Almita / Pinocho / El Pipipirau / ”Adorables McAbros” / Radio Recuerdo / Los Mier / Compresencias / “8 1/2 con Kippy” / La Menudomanía / Ricardo Cañón / “Sabor es joy-joy-Joya...” / Ana Silvia Garza / Lupita Treviño / “Foro” / Los Cadetes de Linares / Arturo Benavides / “El Consejero del Aire” / Alberto Benitta / María Tereza Montoya / Grupo Espuma / Gloriella / La Caliente / Nicola / Gilberto Armienta Calderón / Rubén Aguirre / Claudia Frías / Shakkira (el show travesti) / Los Alegres de Terán / “Baño de Mujeres” / “Mosaico Mexicano” / Delia Garda / Edgardo Arrambide / Grupo “El Amor” / La Suavecita / Nena Delgado / Issa del Rey / La Onda Grupera / Lucía Navarro / Guillermo Alanís / La Ranchera de Monterrey / Minerva Mena Peña / Alicia (de Límite) / Carlos Saucedo Rubí / Constantino de Tárnava / Ricardo de Loera (Durazo en “Lo Negro del Negro”) / Los Barón de Apodaca / Polo Alvarez / Alejandra Avalos / “¿Zapateríaaaas? ¡Pingo!” / Luis Martín / Los Rancheritos del Topo Chico / “El Súper Show de Panseco” / “Los Peseros” / Andrés Dávila / Mimi (de Flans) / Radio Kono / “Reportajes de Alvarado” (Cuando nevó en Monterrey) / Alfonso Alvarado / Mariana Garza / Ventura Cantú / La Cachita / Mirto / Hernán Galindo / Charlie (ex-Magneto) / Charly (de Cedetel) / Víctor Saca / “La Intrusa” / Concierto Ensamble / Guillermo Zetina / Mariachi de la Ciudad de los Niños / Roberto Cobo “Calambres” / “La Abnegación de un Madre” / Leandro Espinosa / Queta Garay / Emma Mirthala Cantú / Rogelio García Frías / “En el Paraíso no Existe el Dolor” / El cirujano de Selena / Chelelo / “Cuando Lloran los Valientes” / El Tren / “Quiere comprar o quiere vender, de un elefante a un alfiler...” / Chis Chas / Ciro Barrera / “Cleopatra Metió la Pata” / Jesús Soltero / “Aficionados de Rómulo” / “Al Rojo Vivo” / Tatiana / Irma Lozano / Alejandra Quintero (Miss México 95) / Roberto Garza / Los Cuatro / Hernán Rocha / Judith Grace González / Kippy Casado / Sergio Peña / “El Charro Negro” / Liberación / María Luisa Landín / José Antonio “Potro” Farías / Jeremías Becerra / “Como me viste, me vestí” (Wonderbra) / “Diviértase y Gane” / Carlos Gómez / Cascarita / “El Traficante II” / “En Cinelandia pasan caricaturas...” / Gloria Berrones / Romel / Adrián Peña / “Mauro el Mojado” / Perla Cecilia Ayala / Eliseo Robles / SAT / Jorge Palomo / “Escena” (El Impacto Teatral del Año) / Ingrid Brunett / “Las Estrellitas del 12” / Olguita (la de Hemostyl) / “La Peña Futbolística” / El Genio de las Caricaturas / Juan Ramón Garza / “Sor Rita” / Lázaro Salazar / Globito / Gerardo Maldonado / Luis y Julián / Miguel Sahagún / José Quintero / Sergio Esquivel / Los Mora Arriaga / Lorenzo de Monteclaro / Rubén González Garza / Luis M. Farías / “¡Vida, Amor, Triunfo!” / Pepe Báez Gutiérrez / Mario Iván Martínez (padre) / Jorge Barón / “Pablo y Carolina” / Polly / Los Vips / Freddy Gálvez / “El Show de Sergio Corona” / Olga Nelly García / “Nadia Milton y Usted” / Pablo Carranza / Melba / Fernando Lozano Llamas / Paty Alvarado / “El Juego de Zuzanka” / Patricia Nieto / Lulú Pedraza / Américo Leal Villarreal / Silvia Nava / Martha Zamarripa / Leticia Fernández Castillo / Luisa Fernanda (la de “Estilo”) / Bárbara Leal / Pindoce / Marisela García / “En la nueva MR, ¡Guauuuu!” / Margarita Tremari / Teresita (la de la cocina) / Guillermo Martínez / Clarissa / “El Ojo de Vidrio” / Horacio Alvarado Ortiz / Horacio Alvarado Ginessi / Miriam de León / “Te Juro Juana, que Tengo Ganas” / Silvia Galván / Tello Mantecón / La Banda Macho (de los 70) / Carlos Baena / Blanca Martínez Bacca / Humberto Cabañas / Luna Fría / “Las Cuñadas” / El Tío Rodolfo / “Maribel” / Lacho Pedraza / Black Heart Music / Jeremías Becerra / Lupita Martínez / Mario Agredano / Héctor Benavides / Roberto Hernández Jr. / “Que No Quede Huella” / María Julia Lafuente / Grupo Pesado / Alfonso Teja / Lumi Cavazos / “¿Chicles? ¡To-ti-to!” / Diego (el chef) / “Sólo para Ti” / Lucy Herrera / El fin de la carrera de Roxy Rock / Andrés Bermea / Miguel Angel Vidal / Teletigre / Franceska / “Doquiera que Estés Tú” / Daniel Mir / Rubén Schwartzman / Los Invasores de Nuevo León / Bulldog Supersónico / Betín / Miguel Angel Ferriz / Ricky Luis / Servando Cano / Reynaldo López / “Cazador de Asesinos” / Mizada Mohamed / Oscar Flores / “Agonía de Amor” / Blanca Martínez / “Desvelados” / Alexa (ex-Timbiriche) / Alejandro Treviño (“El Mango Petacón') / Rodolfo Ayala / Alfonso Mier y Terán / Alejandro Galarza / Las Hermanas Alegría / “El Rey de Monterrey” / “Silencio Asesino” / Juan El Matemático / “Claudio, ¿Eres Eso?” / Luis Aguillé cantando en la Torre Abaco / Esperancita / Karla María / La Rigomanía / Armando Villarreal / Gabriel González Meléndez / Sergio “El Bailador” / Fely y sus Marionetas / Sargent Pepper's Disco / Pindoce / Elsa Linares / Humberto Cabañas / El Capitán 3 / Fufurufo / Blue Demon / Andrea Sevilla / Lucila Sabella / Fernando Von Rossum / La Tropa Vallenata / Dorita / Televisión Independiente de México / La Picosita / Tolocho / Lochito / Gilberto Marcos / Enrique González / El Duende Bubulín / “El Caballo Blanco” / Juan Pestañas / “La Mala Leche” / Velia Torres / Guillermo Sauceda / Yerye Beirute / Nelson Juárez / Gustavo Rubio Caballero / Rodeo de Medianoche / “El Caballo Blanco” / Grupo Pionero / Félix Cortés Camarillo / Color-es / Cine Elizondo / Los Hermanitos Gómez / Tommy / Los Plebeyos / Jorge el Astronauta / Extasis Travesti Show / Las Muñequitas / Bronco / Don Chucho /

Y ahí termina la lista de Los 400 Más Regios de Monterrey 400...

lunes, abril 09, 2007

24 y Jack Bauer: nadie lo hace mejor / Intensidad, crueldad, todo para hacerte sentir seguro y feliz.

Ayer me eché un maratón impresionante de 24 por el canal de Fox.

Desde las 10 AM hasta las 11 PM estuve pegado enfrente de mi TV viendo las mil peripecias de la temporada 5 de 24, con Jack Bauer.

Kiefer Sutherland nunca fue el actor de tu preferencia. Un personaje con rostro duro desde que lo conociste en Stand by Me, allá por 1986. Ahí no le costó mucho aparentar ser malvado, vago, inútil, bueno para nada, bravucón, eso sí, líder de su banda. Su papá, Donald Sutherland, el tipo de actor que puede ser tanto villano o héroe o cómico o trágico, ese tipo de versatilidad. En contra de esa diversidad paternal su hijo Kiefer nunca fue del tipo que uno dijera, este tipo me cae bien, como un Bruce Willis, o un Owen Wilson de la actualidad, ese tipo de gente.

Pero aterrizó en 24 hará cinco años y nos lo pusimos a ver con algo de curiosidad.

Kiefer es, ya sabemos todos, Jack Bauer, agente o integrante o exigente o ex integrante de CTU, ¿Unidad Técnica contra el Crimen? ¿Unidad Contra Terrorista? creo que sí.) Ni sé con claridad. Sólo escucho “CTU”, “CTU” y “CTU” y en español dicen “la Unidad esto”,“la Unidad lo otro”.

Y CTU es una unidad contra el terrorismo totalmente tecnificada, totalmente moderna, con los últimos avances en cuanto a tecnología. ¿Ya mencioné que CTU es una unidad que trae lo ultimísimo? A ella le encargan lo pesado, lo difícil que ni tú o yo manejamos en la vida diaria. bueno, a la Unidad que está en Los Ángeles, debería de haber alguna unidad o réplica de ella, no sé, en Atlanta, en San Antonio o hasta en Brownsville, pero las cosas del programa de 24 suceden todas centradas en Los Ángeles… por una razón.

Lo que estuvo de moda al principio de sus temporadas fue el asunto ese de que era la primera serie no tanto filmada en “tiempo real” (ni los realitys, caramba), sino mostrada en “tiempo real” queriendo decir que todo lo que percibíamos en la pantalla era mostrado conforma pasaba la hora de transmisión.

Si el programa empezaba a las 9 PM, y su acción era a las 4 AM, a la 9 con 20 minutos el tiempo de acción en la serie indicaba las 4:20:00, algo así. Si al principio eso era un atractivo en los televidentes para saber que había un plazo mortal que se cumpliría al final de las 24, era de manera simultánea también algo que implicaba un esfuerzo en los productores, escritores y actores para llevar un chorro chorro chorro de peripecias en ese mismo lapso.

Al principio 24 era el período de 24 horas en que iba a pasar algo fatal: el atentado mortal contra el Presidente, una bomba atómica a detonarse en alguna guardería, una conspiración terrible de no sé con quién contra el pueblo norteamericano, detalles así. Pero eso se diluyó esta temporada un poco ya que con todo y la amenaza de unos separatistas rusos malos como el queso de puerco en canícula, no había premura para conseguir llegar a ese plazo con todos sanos a salvo.

Bueno, eso de “sanos y salvos” es un decir totalmente. Debieron haber muerto más de 250 personas en uno solo de los capítulos. Una de matazones asombrosa. Disparos, disparos, apuñalamientos, estrangulamientos. Las funerarias de Los Ángeles deben estar de pláceme siempre que están dentro de la serie de 24 (alguien se debería de ocupar de esos detallitos, ¿no?).

(A ver, ya hablamos de 24 en la introducción, el formato, ¿qué sigue? Ah sí. La tecnología.)

No tengo idea si lo que vemos en cuanto a tecnología en 24 es cierta hasta que punto o no. Supongo que hay miles de avances de los que no estamos conscientes muchas veces.

El punto es que y aquí ya me voy a meter dentro de los entrecijos de esta última temporada. Si quieren sáltense a donde diga: something something. No, no puse something something. Vean la siguiente temporada y compren las anteriores, etc., etc.

GO TO FIN.

¿Aún aquí? Sigamos.

Antecedente: Jack Bauer hizo no sé que desastre con los chinos en la temporada 4. Lo buscan, él se hace el muerto y desaparecer. Sólo saben que vive cuatro personas. Una es un gran amigo de él, el ex presidente David Palmer. Pues resulta que lo matan. Y todo mundo cree que él es el asesino. Están las pruebas suficientes y todo.

Nada, que ese asunto va directo hacia una conspiración de unos separatistas rusos que quieren matar con un gas nervioso, Sentox, a cientos de miles compatriotas norteamericanos y la acción se desencadena desde el primer “¡Thump thump!, 07:23:24, ¡Thump thump!, 07:23:25, ¡Thump thump!, 07:23:26, and so on…” (Perdón por mis onomatopeyas).

Jack Bauer tiene tantos recursos como James Bond, todo lo prevé, todo lo anticipa, siempre tiene razón en sus juicios de decisión, no pocos le piden perdón a Jack Bauer, desde arriba incluso. Él sabe que las cosas son así. Él es un agente secreto, él sabe como son las unidades antiterroristas. Y él sabe como son las unidades terroristas. Él se gana la vida con eso. Eso lo dice él mismo.

Pues como dije arriba presencié contra toda anticipación 12 horas seguidas de la serie, con todo y comerciales de Fox, los mismos, así que a darle al MUTE del control remoto y a evitarse tener el suplicio de ver a la señora argentina que ya dejó de fumar gracias a no se qué filtros (¡pa’ que fumaba de principio!), etc., etc.

Para esto ya sé lo que se siente ver una temporada completa de un solo tirón como cuando se compra o renta la temporada entera. Hay que tener resistencia para hacerlo. ¡Peor! Que esto es la renta de una temporada en un lugar para ello, ahí hay que verla a fuerza. Digo, estos maratones transmitidos por TV son únicos.


Hora tras hora tras hora.

Se entiende que un programa de TV no abarca la hora completa de programa, serán si acaso alrededor de 48 minutos ya que en algún lugar tienen que acomodar los créditos iniciales y finales más, en el caso de ser transmitida, comerciales amables y lindos (que nunca supe con claridad acerca de su razón de ser en la TV de cable, ¿qué no la pagamos ya entre todos con esa mensualidad que nos cobran y que pagamos religiosamente?)

El caso es que hay que estar ahí. Un capítulo tras otro. El 14. El 15. El 16. El 17. El 18. El 19. El 20. Vicisitud tras vicisitud. Las vueltas que da la fortuna. Uno de los buenos muere. Muchos de los malos mueren. Muchos inocentes también. Explosiones, heridas. Angustia en todos.

Cómo dice la hija de Bauer, Kim: “Papá, mejor me alejo de ti, algo malo le pasa a la gente siempre que está a tu lado”. Cosa muy cierta, y muy sabia, Kim. Aléjate de él, vete, pero ya, ¡húyele!

Por cierto, acabo de recordar porque deje de ver 24 en la segunda temporada.

En la primera salió la esposa, algunos la recordarán. Y su hija Kim. Pues las secuestran y se salvan de puritito milagro. En varios capítulos, ya ni recuerdo cuales. Resulta que al final, en el último “¡Thump thump! ¡Thump! ¡thump!” de la serie, la mala, que era buena (Nina se llamaba) pero que resultó mala, traidora, pérfida y canalla, la mata (divertido contar finales aquí, ¿eh?). Y todos sufrimos por ella (por la esposa, no por la mala), la verdad.

Mal sabor de boca, sip, mucho mal sabor de boca. ¿Cómo que ya no van a vivir felices para siempre? No, no es el caso.

Jack Bauer tiene el sino de la mala suerte, podrá salvar a su país a como dé lugar, porque lo hará, no tengamos la menor duda, pero no estará feliz al final.

El caso es que en la segunda temporada, uff, intensísima, ni me acuerdo cuál era la trama (a veces pienso que lo de las tramas es lo de menos para la gente, con que haya matanzas, escapatorias, subtramas, encuentros carismáticos entre los líderes malos y los líderes buenos, todo estará bien), el punto era que en una de esas sale Kim, no recuerdo si ya trabajaba en CTU, porque trabajó en CTU, ¿quién dice que no hay nepotismo con los gringos allá arriba? Y nada, que la secuestran, mano, ¡igual que en la primera temporada! ¡No podía ser!

Ahí sí me dije: “yo ya paso”.

Estará excelente en muchas cosas la serie, técnicamente impecable, excelentemente bien armada, pero, uff, yo-pa-so.

Así fue… hasta ahora. En el transcurso de la temporada vi dos capítulos enteros y la verdad, lo acepto: me agradó, me agradó. Al menos esos dos capítulos enteros.

Volvamos a lo de mi minimaratón.

Ya he hablado de esto en otras ocasiones, uno se da cuenta de ciertos ritmos cuando ves de golpe algo. Cuando aceleras una película de movimientos normales en movimientos rápidos puedes lograr ver tendencias y esclarecimientos de ritmos. Como si ves los movimientos de sube y baja de un día de una Bolsa de Valores, totalmente sin sentido, con muy pequeñas variaciones y hasta cierto punto erráticos.

Ahora, si en lugar de verlos en cada uno de los minutos, los ves a estos por así decirlo, los comprimidos deuna hora en un minuto, al final ya percibes una pequeña tendencia, ahora si ves los del día en un minuto, esas minivariaciones se miran más claro. Y si juntas varios días en el bloque de un mes y los ves en una hora, bueno, creo que ya me di a entender.

El punto aquí es acerca de mirar un minimaratón de algo tan particular como 24 de golpe y porrazo.

Y ahí te das cuenta de esos ritmos de guión que son los interesantes de ver. Digo, es lo único que podemos percibir ya que en actuaciones y en producción el ritmo nunca baja, siempre estos han sido impecables.

Pero el guión. Mmm. ¿Cómo lo explico? Veré si puedo. Quizá me tarde y sea confuso, pero allá vamos.

En un punto de la noche, a media mitad de las 24 horas de 24, el local de CTU sufre un atentado con ese gas nervioso. Recién atraparon a uno de los malos, muy malos, que no sé porqué no le pusieron más seguridad aunque estuviese en coma. Durante el atentado mueren como 75 personas de dentro del lugar. Muchas personas, y eran de los buenos. Triste el asunto. Y nada, que el malo, ese que estaba en coma, se escapa (a las horas ya estaba manejando, matando, dirigiendo escuadrones de la muerte, lindezas así, en resumen recuperarse de un coma así, ta’ cañón).

Jack se da cuenta que la conspiración apunta desde arriba de la Administración de la Casa Blanca. ¿Será el vicepresidente? Tiene que ser él. Pero no estamos seguros. Nadie de esa altura tendría ese poder. Siguen los problemas, Homeland Security, esa entidad que fue creada a partir de lo de las Torres para preservar la seguridad en el territorio norteamericano, toma el control de CTU.

Algo debe de estar pasando desde arriba.

El hermano del ex presidente fallecido Palmer debe de llegar a donde está el presidente en su casa de retiro (muy a la Nixon, que tenía una Casa Blanca en California y muy conveniente para la serie ya que todos los sucesos deben de ocurrir cerca de Jack para darle sentido a las 24 de 24, ¿de qué sirve que sucedan en Rusia si para trasladarse aún en jet tardarían media serie o más? Nadie vería una serie llamada 168, ¿de acuerdo?). El hermano va para allá para obtener algo de consecuencias muy graves que le van a entregar de dentro de la Administración y que no sabe que es.

Resulta que de ahí se desprende una subtrama que reside en la asistente de la Primera Dama: después de que se contacta el hermano con Jack para rescatar de los malos a la hija secuestrada de ella, (de la asistente, no se me pierdan), de manos del mismo malo que ya se había recuperado totalmente (poder de recuperación, de todos la verdad, i-m-p-r-e-s-i-o-n-a-n-t-e, y ¡sin ir a dormir y sin comer en esas 24 horas!), ella, la asistente, le da a Jack el lugar donde está una minigrabadorcitas de esas de estado sólido que contiene una grabacioncita, que contiene todo el ajo: El principal conspirador es el Presidente, el cual es el que les vendió el gas nervioso a los separatistas para conseguir no sé qué bien para el país. Cosas diarias que ya a nadie asustan, pues.


Deja Jack a la asistente en busca de una cita con el Secretario de Defensa himself, herida ella durante el mismo rescate, con su hija a salvo en un motelito. Por vicisitudes del destino, la asistente está muy débil y se desmaya, la hija habla al 911 y el malo, que está en todas partes, descubre el escondite y le saca el paradero de Jack. (Aquí algo pasa, nunca supe ni hasta el final si el malo malo las mata o qué, si las perdona o qué. No se supo en absoluto más de ellas).


Jack se va a un banco donde está guardada la minigrabadorcita. Para esto busca al gerente del banco, a su casa (me quedó la duda de como se consiguió su dirección), para abrir la bóveda. El malo, que ya localizó el lugar, manda un escuadrón a detener a Jack. Este logra escapar llamando a la policía. Se hace la matanza y el Ka-boom de siempre. Ah, y se muere el gerente en la refriega.

¿Ya se revolvieron?

Bueno, el caso es que la minigrabadorcita está ya en manos de Jack. Jack por fin se la entrega al Secretario de Defensa himself (no pregunten cómo). Jack, a su vez, es apresado por el Secretario de Defensa himself (insisto que no pregunten). Éste le da la minigrabadorcita a uno de sus guardaespaldas que vigilará a Jack, hecho prisionero. El Secretario se va a ver al Presidente (a veinte millas de distancia, muy cómodo, la verdad). A confrontarlo y a lograr que renuncie. ¿Podrá?

Jack, obvio, se libera y recupera la minigrabadorcita de manos del guardaespaldas. Pero el malo llega con Jack y le vuelve a quitar la minigrabadorcita y se va. Jack lo sigue y lo atrapa. El malo no tiene la minigrabadorcita. El malo la entregó a alguien en una curva del camino. Lo averiguan (es que los satélites son muy buenos) y descubren que ese alguien va en un avión de pasajeros listo a salir del país. Jack se mete al avión, lo secuestra en el aire, averigua de entre todos los pasajeros y la tripulación quien tiene la minigrabadorcita y la vuelve a recuperar. Un F-18, engañado de que es un avión secuestrado por un terrorista, está a punto de derribarlo con todo y pasajeros. El avión tiene que ser aterrizado en una autopista.

Jack se escapa de todos (casi juro que es… antes otro paréntesis: Mi hijo me enseño una escena de los Simpson: Homero está a punto de ahogarse en el mar por uno de esos bizarros accidentes que siempre le pasan, antes de que eso suceda junta las manos y grita a los cielos con todas las fuerzas: “Nunca he rezado hacia las alturas, pero si puedes hacer algo por mí, ¡¡¡SÁLVAME, SUPERMAN!!!”, jajajajajaja, (bueno el chiste de los Simpson)).

Jack Bauer es él, Superman, casi, digo.

Jack, decía, escapa de todos y llega a CTU, con la minigrabadorcita, herido, cansado y triunfante. Y con la grabacióncita en la minigrabadorcita.

Entiendan. El mundo occidental y sus vidas dependen de que se conozca el contenido de esa minigrabadorcita (algo así).

Una minigrabadorcita con un minuto de grabación con la voz del Presidente de los Estados Unidos incriminándose él mismo de todo todo todo.

Le da la minigrabadorcita a la chica inteligentísima del ceño fruncido, Chloe, para sacar una copia y dejarle una firma digital, que para esto, el puro carisma, la heroicidad y el claro poder de decisión de Jack Bauer hace que todo mundo le creyera todo el tiempo que él tenía esa confesión en esa minigrabadorcita.

Chloe, brillante técnica capaz de que con un solo teclazo poder mover un satélite que con sus poderosas cámaras se podría dirigir hasta tu propia casa y sacar las placas de tu auto y cuantas letras te quedan todavía de pagar. Todo en tiempo real. En una pantallota se vería tu carrito moviéndose a dónde fueres, por entre las calles de las grandes ciudades, en tiempo real, recordémoslo. Ancho de banda, no te acabes.

Un momento de reflexión.


Así es CTU: ¿se necesita entrar en las frecuencias ultracodificadas secretísimas de aviones de combate F-18? Se puede. ¿Se necesita saber de entre los millones de lugares posibles de donde salió una transmisión particular que duró sólo tres segundos? Claro. ¿Se requiere diferenciar el ruido de fondo de cierta transmisión y sacar de qué puerto de qué ciudad de qué continente y conocer el manifiesto y el plano del barco mismo que salió a tal hora? Por supuesto.

Jack sabe de quién rodearse. Sabe de qué tecnología rodearse. Presupuesto hay mucho. Con algo se compró esas baterías de superultraaguante de celular que jamás lo tiene que conectar para recuperar valiosos electrones.

Pero una pinche grabacioncita (perdón por la grosera interjección) de un minuto, de una minigrabadorcita común, silvestre, comercial, de alrededor de cuarenta dólares.

Una grabacioncita que ¡¡¡CUALQUIERA EN SU SANO JUICIO LA HUBIERA TRANSMITIDO DE INMEDIATO A SU PC, A SU MAC, A SU IPOD!!! O DE PERDIS MARCAR A VARIOS, MUCHOS, TELÉFONOS CON VOICE MAIL!!! LO QUE FUERA PARA DEJAR UN MENSAJITO, DE MENOS DE UN MINUTO, CON EL CONTENIDO DE LA GRABACIONCITA ESA MALDITA PARA TENER ASÍ MÚLTIPLES COPIAS DE LA MISMA!!!

¿Se les ocurrió? No. ¿Se le ocurrió al Gran Jack Bauer, líder de CTU, una de las agencias del re-contraespionaje antiterrorista triunfador de cientos de escaramuzas con el MAL? No. No se le ocurrió. Ni a Chloe. Mucho satelitito. Mucho canalito privado. Mucho celular con baterías que te duran un mes entero hablando todo el tiempo.

(¿Qué harían estas series sin celular?)

¡¡¡PERO NO SE LES OCURRIÓ!!!

¿¿¿CÓMO FUE POSIBLE QUE NO SE LES OCURRIERA COPIAR AL PRIMER INSTANTE LA MALDITA GRABACIONCITA???


En eso vino uno de los posibles malos, se acercó a Chloe, y con un aparatito se acercó también lo suficiente a la minigrabadorcita y… la borró. Así sin más. La borró.

Cómo diez horas de persecución, de cientos de muertos, decenas de explosiones, violencia indiscriminada, crueldades sin fin, y lo que ya no se me ocurre… y no sirvieron de nada. De nada. De nada. DE NADA.

Al final los malos tuvieron lo suyo. Con un super super acto de nobleza de Jack (qué, ¿de él hay de otros tipos de actos?) todo se resolvió. Con tecnología también. Mini.

Pero en fin. Nadie repara en esos errorcitos de relleno de guión (O quizá no es más que la teoría del McGuffin de Alfred Hitchcock aplicada a todo lo que da: ponme el pretexto, un secreto de la bomba atómica, un virus, la minigrabadorcita importante, y que comience la acción, nadie reparará en si el pretexto es o será válido o no, lánzalos de lleno a la aventura).

Todo mundo, toda audiencia quiere la acción, quiere la adrenalina, quiere la locura, quiere la audacia. Todo mundo quiere a un villano grande, poderoso. (Mensaje para todos: el tamaño de tu villano o de tu enemigo, te define. Piénsalo.) Todo mundo quiere a alguien que pueda lograr que se derrote, al villano grande, el poderoso. Si es posible con extremo prejuicio, mejor (extreme prejudice, interesante ese punto). Si se tienen que romper las reglas, que se rompan.

Patriotismo, sí, definitivo. Ética, depende.

No importan las reglas cuando se trata de salvar al Mundo Occidental.

Jack Bauer es así.

La nueva temporada, la sexta, ya comenzó.

Los chinos, que nunca olvidan, fueron por él a cobrársela y estuvo dos años en cautiverio. Lo entregan a los americanos que a su vez y en menos de dos horas de recibirlo lo entregaran a los árabes terroristas que lo pidieron como condición para que no conviertan a las ciudades americanas en otros Bagdades (que en la hora 1 ya está sucediendo).

Cosas y reflejos del mundo actual que sirven para inyectar un poquito de miedito. Bombas nucleares que ahora sí estallarán. Muertos y muertos de las más diversas imaginaciones. Miedos y terrores, unos reales y otros no tanto, pero que en medio de tanta acción precipitada ya ni poder separarlos se puede.

La decisión está ahora en: ¿La veremos por semana o nos esperamos al siguiente maratón hasta dentro de un año?

¿Aguantaremos o no aguantaremos?

¿Minigrabadorcitas o no minigrabadorcitas? Sólo 24 lo dirá...


en FIN.

domingo, abril 08, 2007

La (nunca fue, pero pudo ser) No-Iglesia Católica basada en el Evangelio de María Magdalena, Parte IV: Un Final que no complacerá a Muchos.


Por última vez toco el tema de la Magdalena, acabando esta Pascua del año 2007. Se tocaron temas muy espinosos y no sólo religiosos, pero la explicación de ello está en el texto. Espero que el tema haya sido lo suficientemente relevante. Mientras pasen los años se descubrirán más cosas sobre estos temas, más elementos de decisión, más elementos de duda.


Y todo cambiará pero nada cambiará, lo sé, se ha dicho mucho al respecto.


Pero no importa, al final la verdad será la verdad, trataremos de seguir acercándonos a ella y ésta nos será, por siempre elusiva, como desde el principio lo fue...


Continúa Joan Acocella en su artículo del New Yorker analizando el punto de la Cristiandad como conjunto de verdades.

La Cristiandad ha sido considerada desde que aparecieron los Evangelios Gnósticos sujeta a discusión, lejos ahora de la verdad absoluta. Como mencioné antes lo de la Santísima Trinidad o Binomio, lo que conocemos hoy por hoy como doctrina cristiana es el resultado de las fuerzas dominantes ganando argumentos a través de los siglos de lo que era la Iglesia Ortodoxa entonces hasta la Iglesia Cristiana que es ahora, con todo y sus diferentes grupos.

Después de todo esto, muchos evitan estos conceptos y aún su discusión enfocándose en Jesús, un hombre que predicaba una idea acerca de amor y justicia. En aquellos tiempos eso era ultrarrevolucionario. Una causa real para morir. Y en estos tiempos, supongo que morir por los mismos conceptos ultrarrevolucionarios también lo sería. 


Miremos sólo a nuestro derredor.

Amor, Paz, Perdón y Justicia.

Lo demás son aderezos. Si hay gente que necesita de manera severa tener la seguridad de que Jesús resucitó, pues bueno, que crea. A mí nada me quita. Si creen lo contrario, igual. A mí tampoco nada me quita.

Amor, Paz Perdón y Justicia.

Quererlo como Jesús, como tu motivo vital, personal, absoluto, es hoy por hoy, ultrarrevolucionario.

Joan Acocella termina su artículo con una consideración acerca de la personalidad misma de Magdalena. El saber que ella es visionaria y líder no le da un brillo más allá del que le podríamos dedicar a una estampita. No hay más que ello. No hay drama. No hay punto de identificación o de admiración más allá en el que pudiéramos involucrarnos emocionalmente.

Ni la Biblia da mucho, ni la tradición medieval sobre de ella es cierta y los Gnósticos la pintan como mencioné, visionaria, líder, pero eso de levantar la mano y preguntar a Jesús más del 80% de las preguntas, como dice Acocella en su artículo, bueno, se entiende que Pedro estuviese molesto. Cualquiera lo estaría.

Y hay gente que extrañará su cabello, su jarra de aceites y ungüentos, su canción de No sé cómo amarlo

Es en el Nuevo Testamento en donde reside el drama, el que tú tienes en tu casa, o en tu cajón, el que quiera leer, no necesita ser Indiana Jones para buscar en medio de enemigos mortales los jarrones conteniendo los arcanos textos máximos llenos de misterio, poder y enigma.

No, el drama está ahí.

Supongamos que algo de lo dicho arriba y de los libros escritos basados en los Evangelios Gnósticos sea cierto.

Supongamos por un momento que sí, que Magdalena vivió al lado de Cristo.

Supongamos, sólo supongamos que Magdalena lo amó, (¿por qué no pudo ser así?) por sobre todas las cosas.

Supongamos que Jesús dijo algo de lo de arriba. Que ella era su compañera. No le demos si quieren estatus más allá de compañera. Ultimadamente no hay nadie hoy, vivo, que pudiera afirmar que estuvo ahí. Todo lo que conocemos son, reconozcámoslo, recolección de testimonios de segunda mano. Tanto los Evangelios Gnósticos como los cuatro Evangelios de todos conocidos.

Después que despojamos lo anterior queda algo en nuestras manos.

El Evangelio según San Juan.

Dice algo así:

Aquí la Magdalena va hacia la tumba en la oscuridad, antes del amanecer y ella va sola. Va de prisa, con la sensación de peligro. Ya si no, mataron a su Maestro por rebelde, los propios romanos, el ejército más poderoso del mundo entero de por entonces, que no andarán muy lejos.

Llega ella a la tumba y para su sorpresa la piedra que cubría la entrada está de lado. Vuelve con los discípulos y les dice: “Se han llevado al Señor del sepulcro, y no sabemos a dónde se lo han llevado”. Pedro y alguien más, no dice su nombre, corren a la tumba; ciertamente, van de prisa. Cuando llegan comprueban que la Magdalena está correcta: el cuerpo no está.

Vuelven a casa, confundidos, pero la Magdalena se queda detrás llorando. Ella mira de nuevo dentro de la tumba. En eso mira a dos ángeles vestidos de blanco, Ellos le preguntan la razón de su llanto. Ella les repite la misma queja: “Se han llevado a mi Señor y no se a donde lo llevaron”. Aún con los ángeles ella sigue buscando al cuerpo. Pero aparece otra figura que le pregunta: “¿Por qué lloras? ¿A quién buscas?” La tumba está en un jardín, y la Magdalena cree que es un jardinero. Una vez más, repite su lamento: “Señor, si tú te lo llevaste, dime dónde lo tienes”.

La revelación es absoluta.

“María”, le dice el supuesto jardinero. De inmediato ella lo reconoce: “Querido Maestro”. Ella se le acerca queriendo abrazarlo. 


Él le dice: “No me toques” (Noli me Tangere en latín). También dice en otra traducción. “Suéltame”, sonando algo violento, tosco, rudo. En las típicas explicaciones de abajo en la Biblia dice: “es natural, se iban a ver después”.

Y el Maestro continua: “ve con mis hermanos, y diles que ascenderé con mi Padre.” Inmediatamente él se desvanece y ella se queda sola.

Joan Acocella, la escritora del artículo del New Yorker, mujer, en pleno despliegue de sus facultades de sensibilidad femenina, afirma:

“Esta escena es el punto más poderoso acerca de la confrontación con la muerte, acerca de la pérdida, para siempre, de quien amas.

“El entorno es maravilloso: el verde jardín, la luz en la mañana, los ángeles. Entonces se escuchan las crueles palabras: “No me toques” (o “Suéltame”). Él estaba ahí, le llamó por su nombre; ella lo trató de abrazar. Ahora debe de quedarse atrás, dejarlo ir, y quedarse sola…

Acocella concluye que deberíamos darle todo nuestro apoyo a los jóvenes eruditos bíblicos acerca de que los textos Gnósticos son una buena evidencia acerca de que la Iglesia debería de ordenar mujeres.

Termina mencionando que la evidencia de la autoridad de Magdalena sobre asuntos del alma esta ahí, en la historia del Evangelio según San Juan.


Hay dolor ahí. Mucho.

Sólo me quedo decir que difiero un poco de lo primero, más no de lo segundo.

El tema en sí de ordenar mujeres como sacerdotes es incidental en todo esto. Una vez más estamos hablando de un gran contexto, la Iglesia Católica, institución como ninguna otra en la que sus integrantes en jerarquía se han ido pasando un soplo espiritual de persona a persona en una gigantesca cadena de generaciones hacia atrás hasta llegar a las catacumbas.

Si su antecesora, la Iglesia Ortodoxa, degradó el nombre de Magdalena y la difamó, para 1900 años después, su sucesora enmendara su error, no creo que la revitalización del papel de ella quede sólo en poder lograr la ordenación de sacerdotisas.

Para eso, a los estándares de cómo la Iglesia maneja sus tiempos, pasarán dos o tres siglos más (y lo afirmo literalmente) y no se utilizará el papel de Magdalena como rol a seguir, más bien serán otras presiones las que lo consigan, incluyendo las de la falta crónica de nuevos sacerdotes para una población creciente. 


El motivo de ordenar sacerdotisas será de índole puramente práctica, la verdad. Complejísimo tema, lo sé, pero los tiempos que se vienen también lo serán.

Ahora sí, lo notablemente importante aquí es la reivindicación histórica de una figura real, Magdalena.

Lo otro notablemente importante es la puesta en escena de un concierto de conceptos que logran estar incluso fuera del contexto religioso actual, que serían de tal impacto, que ahora sí, la Iglesia, como la conocemos, podría evolucionar en algo más, en algo realmente más espiritual y poderoso, para aquellos que efectivamente quisieran llegar a ello.

El cómo eso podría resolverse para las grandes masas de allá afuera que no sabrían de buenas a primeras como entender los conceptos de visiones superiores del espíritu, estrictamente individuales y sin tener que recurrir a personal de instituciones que se los ha marcado y remarcado semanalmente por casi dos mil años de antigüedad, llenas esas instituciones de rituales que promueven obediencia y sumisión, sería otra cuestión.

Tal vez esa sí sería la clave de una verdadera liberación de las mentes, a lo largo y lo ancho de la nueva existencia humana, en los siglos por venir.

Y sólo recordar que, cuando todo comenzó, al lado de Jesucristo ahí estuvo siempre, María Magdalena.


jueves, abril 05, 2007

La (nunca fue, pero pudo ser) No-Iglesia Católica basada en el Evangelio de María Magdalena, Parte III: la Trama (como siempre) se Complica.

(Antes de seguir con la historia de Magdalena y su no Iglesia, favor de leer lo siguiente que tiene que ver con cómo se forma, conforma y reconforma la historia que da referencia a mucho de lo que percibimos a nuestro alrededor)

La historia está presente todos los días al lado de nosotros sin que le prestemos atención. 


Está en los días festivos declarados en el nombre de nuestros héroes que murieron por darnos patria. Están ellos en los museos que erigimos. Están sus efigies en las estampillas, en los billetes, en los billetes de lotería incluso, en los nombres de escuela, en las plazas, en los nombres (o apellidos, como se estila mucho en el centro del país) de pueblitos, en los nombres de las calles. 

No son mas que maneras sutiles de manipulación para todos nosotros. 

Es como si hubiera un hit parade de héroes que siempre está en suspenso, que valdría revisar como era en los años cuarenta y como ha ido evolucionando hasta esta nuestra primera década del siglo XXI. Un hit parade que hasta cierto punto alguien (o muchos alguien) diseñó o diseñaron.

Así se les da realce a algunos. Así se les oculta también a otros. 


Los que manejan la historia, los que pueden hacerlo, lo hicieron (hacen) sin que lo supiésemos (sepamos) en muchas ocasiones. Algo ya es modificar libros de texto, indicando la desaparición de ciertos próceres y destacando la labor de otros. 

Así se modifican maneras de pensar. Por carretadas. Por millonadas de personas. Por lustros o sexenios…

Hoy, niños, abran su libro de Historia en la página 56, vamos a leer la lección que corresponde a Benito Juárez, el segundo dictador de México, más de diecisiete años en el poder.


¿Cómo suena? ¿Un poco subversivo? Y los hechos así fueron. Juárez estuvo diecisiete años en el poder.

Maximiliano, emperador con ideas liberales, aún así fusilado. ¿Iturbide? Libertador de México, junto con Guerrero, durante la Consumación de la Independencia. A este último hasta le nombraron un gran territorio con su nombre, ¿y a Iturbide? ¿Sólo dos pequeños municipios de entre dos mil cuatrocientos que consta el país? ¿Duele todavía tanto a algunos el que lo hayan erigido emperador después de casi doscientos años? Y ni hablemos de Díaz ni de Cortés.

Hugo Chávez cambia el himno, cambia la bandera, cambia el nombre de su país. Stalin también lo hizo con sus ciudades importantes. Stalingrado, Leningrado. Muerto Stalin y muerto el comunismo (aparentemente): Volgogrado, San Petersburgo.

Detrás de sus hechos hay motivaciones. Eso es lo que hace el Poder. Ya sea imponer, hacer popular, engrandecer una reputación. ¿En quién? En la población. Los actos de los héroes son manejados como ejemplos de deber, de respeto por la patria y tal vez, de obediencia. De obediencia ciega. En ocasiones cuando se pide unidad en torno a un lema o a un símbolo se pide que no exista lo contrario, lo cual básicamente va en contra de la libertad de expresión, en contra la disidencia en sí de un punto de vista colectivo imperante.

La famosa voluntad de las mayorías. Que en realidad en su tiempo y en su lugar fue la de Hitler. La de Stalin y sucesores. La de Mussolini. La de Mao. La de Gaddaffi. La de los Ayatollahs. La de los Talibanes. La de Kim Il-Sung y de su hijo. La de Franco. La de Chávez (otra vez). La de Díaz Ordaz. La de Bush. ¿La de la misma Iglesia?

En la Iglesia se pide obediencia absoluta (dentro de la libertad de elegir, en teoría). Se pide respeto. Lo que no se está en acuerdo con la iglesia se ve como falla, se percibe como pecado. Y hay castigos para los pecados. Hay penitencias. En los casos extremos hay hasta excomunión.

Así las cosas, en circunstancias especiales se escriben encíclicas. Se dictan modos de actuar. Se dictan reformas. (De hecho, he estado leyendo que el Papa Ratzinger va a pedir, o ya está en eso, que la misa se vuelva a dar en latín, para volver al significado místico de la misa para que, supongo yo, vuelva a imperar ese ambiente de contemplación y sumisión en la grey que tanto se extraña en muchas áreas conservadoras de la Iglesia.)

Y el asunto con Magdalena es precisamente ese. ¿Qué fue lo que pasó para que cambiara la Magdalena de prostituta a sólo doliente y sufriente? Si hubo un proceso de revisión, ¿qué sucedió por la mente de los que la cambiaron? ¿Con qué objeto? ¿Qué hay detrás de todo eso?

Sé perfectamente que no son conspiraciones como para acabar con la humanidad, pero no deja de ser interesante dar un pequeño (bueno, tal vez no tan pequeño) vistazo a como las voces focalizadas en los siglos mueven sus piezas para, como dije al principio, dar realce a ciertos aspectos de nuestra vida cotidiana y sin que casi nadie preste atención, a ocultar otros. Las cosas no se dan por casualidad. Hay cierta discrecionalidad y selectividad en este, y en muchos otros, tipo de circunstancias.

El artículo del New Yorker en el que me basé para hacer esta reflexión más larga larga larga que la Cuaresma se llama “La Santa Pecadora: la Obsesión de Dos Mil Años con María Magdalena” escrito por Joan Acocella.

Este punto está interesante: Los eruditos bíblicos han entendido desde hace mucho tiempo que la Iglesia ortodoxa fue sólo el segmento de la Iglesia que ganó por sobre todas las demás sectas Cristianas compitiendo en aquél tiempo, los así llamados Gnósticos.

Recordemos que todos aquellos que se desvían de la doctrina imperante son denominados herejes. Aquí el punto es este, tal vez difícil de comprender.

Aquí estoy yo escribiendo esta tercera pieza de blog frente a una computadora HP, pantalla plana, de 3.7 Ghz con 80 Gb de disco y 1 Gb de memoria, que no es mía, por supuesto. Mis fuentes de información por las cuales defino mis verdades son los libros de toda mi vida más los que van apareciendo y el Internet, en ocasiones la TV y en ocasiones los medios periodísticos. 


Vivo con ciertas ideas al respecto de la vida y la muerte. Igual con ideas respecto a la política, a la naturaleza, a las artes, al equilibrio y armonía con mi universo que me rodea, con mi propia familia. 

Y muchas de estas ideas han sido formadas por una educación fuera de mi casa. Esa educación con algo de diferencia con la que, y me atrevo a decir, no tanto que me la propusieran la Iglesia y el Estado (a través este de su Secretaría de Educación Pública y los medios de comunicación que corrían presurosos en aquél entonces a lo que ella, y otras secretarías, dictaban), y no, no me la propusieron, realmente me la impusieron (como recordando el dicho aquél que dice: “la letra con sangre entra”).

Mucho de la veneración que pueda sentir, poca o mucha, por héroes y por santos me la impusieron ellos. (La devoción que pueda yo sentir por los Beatles y John Lennon y Carl Sagan y decenas más, la adquirí yo en forma definitivamente más libre y en plena conciencia de mis sentidos, gustos, necesidades, aficiones, percepciones y sensaciones a través de los años en incontables epifanías).

Navidad y Pascua. Juan Bautista, Judas Iscariote y Pilatos. Los Reyes Magos y Herodes. Bautizo. Comunión. Confirmación. Matrimonio. Confesión. Penitencia. Circunstancias con las que crecí. En su tiempo las aprendí y nunca las puse en duda, en su tiempo, repito.

¿Me haría daño, realmente daño, saber que la madre de Cristo pudiera no ser virgen? ¿Me podría dañar en el alma saber que Jesús tuvo hermanos? ¿Me podría causar problemas de conciencia el confirmar que Jesús pudo haber tenido hijos? ¿O que no murió en la Cruz? ¿O que Judas Iscariote pudo haber sido en realidad su amigo y no un traidor? ¿O algo de tal vez menor impacto, si hubiera una Santísima Dualidad o Santísimo Binomio en vez de una Santísima Trinidad, como comenté en un blog pasado?

¿La transubstanciación dejaría de serlo? ¿La misa no se daría igual? ¿No se sentiría igual? ¿No reconfortaría de la misma manera? ¿La confesión con el padre y la absolución no serían lo mismo? ¿Dejarían de valer?

¿Es tan malo ser hereje, en esta vida moderna de 3.7 Gigahertz?

Y si los Gnósticos hubieran sido más listos la cosa hubiera sido diferente. Y si la Guerra Civil Norteamericana hubiera sido ganada por el Sur en lugar del Norte. Y si Hitler hubiera descubierto la bomba atómica primero. Y si México hubiera ayudado a Alemania en la Primera Guerra Mundial.

¿Todo hubiera sido tan diferente? Lo acepto, algunas cosas, definitivo, más que otras.


La arqueología vino de manera ciega a ayudar a develar el misterio de la Magdalena. Así como hubo, o están, los manuscritos del Mar Muerto, que su fama se diluyó en el sentido de esperar por más de 60 años una edición satisfactoria de lo que traían escrito, así están los manuscritos de un lugar llamado Nag Hammadi, en el Alto Egipcio.

Estos manuscritos fueron encontrados por el proverbial pastorcito (en este caso, egipcio, el del Mar Rojo fue palestino, árabes a fin de cuentas) que ignorando lo que había encontrado los llevó a su casa iniciando un largo camino entre tratantes de antigüedades, contrabandistas hasta llegar a los eruditos que sí sabían copto, el idioma egipcio que se hablaba en los siglos II y IV de nuestra era en esa zona. (Woody Allen en una de sus deliciosas ficciones breves cuenta que algo así sucedió con ooootro pastorcito que se encontró ooootros manuscritos hassidicos, de antigua tradición judía, y que, en su ignorancia, los vendió a un museo de Filadelfia en tres cuartos de millón de dólares. Ese era el punto, en su ignorancia, ¿eh?)

Bueno, el caso es que los manuscritos de Nag Hammadi eran escritos gnósticos, trece códices abarcando cincuenta y dos textos que eran traducciones del griego de dos siglos antes. Se quedaron estos en un museo de El Cairo y no como otros, estos sí fueron publicados.

Así las cosas estos Evangelios Gnósticos dan sorpresas. En ellos se dice que no es tanto Dios, Dios, Dios el que creo el Universo, sino un Demiurgo, algo así como alguien distinto al que conocemos, no Creador del Universo, pero si impulsor, y la Caída de la Humanidad es contada ¡desde el punto de vista de la Serpiente, amiga de la Humanidad!

Si alguien quiere leer lo que dicen los mentados Evangelios, pudieran seguir a un libro de Elaine Pagel llamado así “Los Evangelios Gnósticos” o el de Marvin Meyer, “Los Descubrimientos Gnósticos: El Impacto de la Biblioteca Nag Hammadi”.

La relevancia de este asunto es que la estrella principal de estos Evangelios es ni más ni menos que la Magdalena. Y no sólo ella no es prostituta; más bien ella es una heroína evangélica y una discípula favorita de Cristo.

Aquí entramos en materia evangélica, pero nada de lo que estamos acostumbrados, ¿de acuerdo? Que cada quién piense como quiera, y que el Dios personal de cada quién tenga piedad de sus propias almas…

Dice el artículo del New Yorker (obvio, ya se han dado cuenta de que esto no es una traducción precisa del articulo en cuestión, no era intención en particular de este blog y bueno, se muestran párrafos para captar todo este asunto), escrito por la multimencionada Joan Acocella:

El texto clave es el Evangelio de María. El texto se abre y es el Cristo resucitado predicando a sus discípulos. No existe tal cosa como el pecado, dice. Los discípulos no deberán seguir autoridades ni seguir reglas, simplemente deben de mirar dentro de sí mismos. Así las cosas, los discípulos se quedan temblando. Temen por sus vidas.

Aquí es donde aparece la Magdalena, ella les dice: “No lloren o sufran o se queden en duda”.

(Lo siguiente son citas de los textos Gnósticos traducidos por Meyer, el autor del último libro).

Pedro dice a Magdalena que todos saben que Jesús la amo más que a otra mujer, y le pregunta si hubo algo que ella hubiera aprendido en forma privada con el Salvador.

La Magdalena le responde describiéndole una visión que ella tuvo del ascenso del alma hacia la verdad, una historia que ella sola compartió con Jesús. La concurrencia queda impactada. “¿Realmente Jesús le habló a ella en privado?” Pedro le pregunta a sus hermanos. “¿Deberíamos escucharla? ¿Él la prefería más a ella que a nosotros? ” Magdalena rompe a llorar y le pregunta a Pedro si cree que miente. Entra otro discípulo, uno llamado Levi: “Pedro, siempre estás molesto… si el Salvador la prefería a ella, ¿quién eres tú para rechazarla?”
En griego gnosis significa “conocimiento”. Para las comunidades griegas, significaba un tipo de entendimiento espiritual –el objetivo de todo creyente— que se lograba a través de una intensa reflexión, típicamente acompañada de visiones.

El Evangelio de María muestra a la Magdalena como una experta en esta práctica. También la presenta como líder, llena de confianza y pasión.

En otro texto gnóstico llamado Sabiduría de la Fe, “Pistis Sophia” muestra un diálogo de cuarenta y seis preguntas que se le hacen a Jesús, de estas, treinta y nueve son de Magdalena. Pedro se queja que no deja hablar a nadie más.

Se notaba que Pedro tenía ganas de expulsarla, definitivamente. Al parecer Jesús la prefería. Se le menciona en alguno de los textos como “compañera”, característica basada en que se le consideraba a su convicción de su entendimiento superior.

Mientras la Iglesia Ortodoxa, antecesora de la Iglesia Católica, esta ocupada en ese tiempo, siglo III y IV, eliminando mujeres de posiciones de poder, la secta de los Gnósticos parece haber estado siguiendo otra ruta distinta. Otro texto más dice que Jesús tuvo entre sus discípulos siete mujeres además de los doce hombres.

Y si se piensa que todo esto es muy feminista y “arriba las mujeres” y todo eso, hay textos que indican que Jesús pensaba que los hombres eran más espirituales de todo a todo que las mujeres, más terrenales, lo que era parte de las creencias generalizadas de esos tiempos.

El asunto del género, uno más inferior que otro, también estaba en la discusión entre los Gnósticos.

El hacer a Magdalena prostituta arrepentida le permitió a la Iglesia Ortodoxa resolver el problema y el como lo estaban resolviendo los Gnósticos y su líder pudo ser una causa, entre otras, para que estos fueran considerados, entre otras cosas, herejes.

Estaba el otro espinoso asunto: el del rechazo de los Gnósticos a las reglas y a las jerarquías, punto totalmente incompatible con la institucionalización de cualquier, redundando, great-power-to-be.

Los Gnósticos también eran elitistas. No todos pueden llegar a su Nirvana divino con la intensa reflexión. La Iglesia Ortodoxa quería ser para todos y quería decirle a esos todos lo que era divino-to-be a través de sus sacerdotes, que para algo habían estudiado mucho y que, a través de una rutina semanal, los todos confesaran ciertos prescritos artículos de fe y observasen ciertos rituales sencillos, y así ellos también, podrían entrar al Reino de los Cielos.

De hecho, dice Pagels, una de las escritoras mencionadas arriba, sin estos humildes puntos, no hubiera podido haber religión cristiana, tan sencillo como eso.

Hay más detalles, más feministas con los que no me pienso meter. Digo, estos están claros en ciertos puntos como para involucrarme en camisa de once varas en retóricas fuera de este texto. No es el punto de analizar a Magdalena como mujer en sí en su totalidad y excluir lo demás fuera de ello, sino de observarla como el ser humano digno de estudio que es.

Mejor pensemos que desde hace treinta años, con tantos cambios en los puntos de vista de pensamiento, ideas, intelectualidades y demás, las cuestiones del postmodernismo, las cuestiones de las investigaciones exhaustivas desde todas perspectivas, desde todos los frentes, todo todo todo ha sido puesto en duda, todo ha sido objeto de escrutinio, todo ha sido sujeto a la exploración de dobles y terceras intenciones, todo puesto a un cross-examination en la pesquisa de dobles y triples sentidos, y todo en medio de mil de caleidoscópicas circunstancias.

No dudo que haya personas, que hayan leído hasta aquí (todo puede pasar y soy optimista), que se estén preguntando cuáles serían mis reales intenciones al escribir todo esto. Y si yo escribiese aquí que no había más objetivo que trazar un punto de vista leído de otra fuente que consideré valiosa, ¿me lo creerían? ¿Cambiaría en algo las cosas?

¿O es mi plan destruir la fe de la Humanidad? ¿O la misma Iglesia? ¿O sería mi objetivo el socavar los pocos valores que quedan a nuestra juventud descarriada?

No lo creo así.

No sé si esto que relato aquí sea popular. Lo que sí, es que se me hizo importante. Se me hizo relevante.

Y todavía falta la conclusión. Será de proporciones bíblicas.

Literalmente.